Europa debate la futura legislación de fertilizantes

Labores de abonado en una parcela de Palencia.
ICAL

MARISOL CALLEJA

E l Consejo y el Parlamento Europeo continúan debatiendo la futura legislación sobre productos fertilizantes. El objetivo, como expone la Asociación Española de fabricantes de Fertilizantes, Anffe, es «armonizar» diversos tipos de productos relacionados con la nutrición de las plantas «facilitando a su vez el empleo de determinados residuos como materias primas para su fabricación».
Según el calendario previsto, los debates finalizarían este año con la finalidad de que el texto se pueda aprobar a finales de 2017 y entre en vigor en enero de 2018.

Anffe aboga en este sentido por un nuevo reglamento que permita la puesta en el mercado de productos «seguros, de calidad y eficaces agronómicamente». De esta forma propone modificaciones en la propuesta de Reglamento que considera esenciales, como la definición de fertilizante. Aseguran en este caso que «no hay una distinción clara entre los que aportan nutrientes y otros tipos de productos que mejoran la eficiencia de la nutrición.

Asimismo, señalan aspectos relativos al contenido de nutrientes; la validez agronómica; o el trato igualitario. La Asociación de Fabricantes de Fertilizantes cree que la propuesta de Reglamento es «claramente discriminatoria» para los fertilizantes minerales, en favor de los productos orgánicos y los obtenidos a partir de residuos. «Los fertilizantes minerales han demostrado su eficacia a lo largo de muchos años», aseguran.

Anffe alude además a los límites fijados para los abonos minerales con fósforo, que considera «excesivamente restrictivos» y sin justificación científica ni medioambiental; y el etiquetado. Creen que las disposiciones no son claras y pueden dar lugar a confusiones con repercusiones sobre el medioambiente y la productividad.

Outbrain