La Junta reduce las plazas de libre designación e incorpora 700 al concurso abierto

De Santiago-Juárez afirma que el nuevo catálogo “era necesario” para contar con una RPT más moderna y adoptada a las actuales necesidades

El vicepresidente y consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno de Castilla y León
ICAL

ICAL

La Junta de Castilla y León aprobó hoy el catálogo de puestos tipo de personal funcionario al servicio de la Administración de la Comunidad, que pasa de 700 a 81, en el que se reduce en un 30 por ciento los puestos de libre designación y en un 50 la provisión vía concurso específico, lo que supone que 700 plazas se puedan incorporar al concurso abierto y permanente que convocará a partir del 31 de marzo de 2018.

El vicepresidente de la Junta y consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, explicó en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno que este catálogo es una “herramienta necesaria para modernizar” los recursos de la Función Pública de la Administración autonómica.

De Santiago-Juárez destacó que cuenta con el respaldo, como se reflejó en el Consejo General de la Función Pública, de los sindicatos CSIF, UGT, CCOO y FSES, no así de USCAL, que esta mañana se concentró en la puerta de la sede de la Junta para solicitar un trato de igualdad con los trabajadores de Sacyl. El vicepresidente expresó el respeto a sus reivindicaciones pero subrayó que es el único que no suscribió el acuerdo.

Modernizar la Función Pública, adecuar las plantillas a las necesidades actuales, mejorar la carrera profesional de los funcionarios y poner en marcha el concurso abierto y permanente son los objetivos de este nuevo catálogo, ya que, como recordó en la rueda de prensa, la relación de los puestos de trabajo de las distintas consejerías y servicios territoriales se han aprobado a lo largo de los últimos 20 años.

Este hecho supone que haya plantillas aprobadas a finales de los años 90 y otras, mucho más actuales, lo que conlleva que los criterios utilizados para la confección de esas relaciones de puestos de trabajo no sean iguales. Esto implica que, en ocasiones, para realizar las mismas funciones existen puestos de trabajo distintos y, por tanto, retribuidos de forma diferente. El catálogo permitirá hacer unas relaciones de puestos de trabajo más homogéneas entre sí.

El vicepresidente garantizó que la transición de un puesto no catalogado a otro catalogado no va a perjudicar a ningún funcionario titular del mismo y añadió que, si para adecuar el puesto al catálogo éste se modifica a la baja, la modificación no surte efectos hasta que la plaza quede vacante, de manera que si la modificación favorece a su titular, se hará efectiva en el momento.

Otra de las novedades, junto a la supresión de puestos de libre designación, es la eliminación de los puestos de niveles mínimos y la mejora de otros puestos, como los jefes de servicio que suben a nivel 28 para equipararse con los jefes de servicio de centrales.

De Santiago-Juárez subrayó que todas las plazas con nivel 26 o inferior, que son “muchas”, no pueden ser de libre de designación (funcionarios elegidos por responsables políticos), lo que liberá, con el 31 por ciento que se reduce, 387, de las 1.282 existentes, que pasarán al concurso ordinario. También, la supresión del 50 por ciento de las de concursos específicos -en la práctica un 28 por ciento porque algunas son de libre designación- supondrán otras 324.

Plazas ultraperiféricas

La catalogación en 81 puestos tipo “encaja” con el 83 por ciento de los existentes, explicó el vicepresidente, convencido de que con esta reforma “se da tranquilidad a los funcionarios y por eso ha tenido el apoyo de los sindicatos”.

Por otro lado, en paralelo a la negociación del catálogo, se ha avanzado en otros compromisos, alguno de los cuales tendrá su reflejo en las Relaciones de Puestos de Trabajo, detalló De Santiago-Juárez, que se refirió a la mejora de los puestos de trabajo ultraperiféricos. Así, indicó que antes de que termine el año se negociarán mejoras para las plazas del medio rural que tienen un grado de cobertura muy bajo.

En tal sentido, manifestó que, una vez definidas las que son ultraperiféricas, se avanzará en las modificaciones que pueden ser económicas o de promoción profesional para los funcionarios que las ocupen durante un tiempo, o ambas a la vez.

Outbrain