Más de 3.000 voces se alzan en Velilla contra el cierre de la térmica

Reclaman a Iberdrola que «no haga oídos sordos» y escuche las peticiones de la comarca

La Plaza Mayor de Velilla del Río Carrión acogió ayer la concentración contra el cierre de la térmica.
ICAL

EL MUNDO

Más de 3.000 personas se concentraron ayer en la Plaza Mayor de Velilla del Río Carrión en contra de la decisión de Iberdrola de cerrar la central térmica de la localidad y evitar la pérdida de los 80 puestos de trabajo directos y otros 200 indirectos.

Los participantes exigieron a las administraciones públicas que trabajen «unidas» para evitar el cese de actividad en la planta. «Les hemos votado para hacernos la vida mejor, no para oír reproches sobre de quien es la culpa del cierre», argumentaron en el manifiesto público leído en la tarde de ayer por el promotor de la concentración, Eduardo Ibáñez.

Pidieron también a los diferentes grupos políticos que olviden sus diferencias y las directrices marcadas por los partidos para que «luchen por el futuro de la comarca y de todos nuestros pueblos» porque en esta zona del norte de Palencia «todos queremos que las centrales térmicas sigan abiertas» y mantener así el proyecto empresarial iniciado hace 53 años con la construcción de la central.

En este sentido, Ibáñez recordó que pese a los beneficios económicos que ha reportado la actividad energética en el municipio, también tuvo efectos colaterales ya que «hemos sufrido sus gases y sus manchas de carbón». A pesar de ello, «lo hemos cogido cariño porque vino como un soplo de aire fresco, como un golpe de aire, porque traía trabajo, prosperidad y bienestar». Años que, matizó, fueron «muy felices» para Velilla por el aumento población que trajo consigo para la Montaña Palentina.

El promotor de la concentración reclamó también a Iberdrola, empresa propietaria de la central, que busque soluciones que permitan el mantenimiento de la actividad tanto en estas instalaciones palentinas como en las de Lada (Asturias), porque «el deber de todo buen ciudadano es buscar soluciones». Exigió, asimismo, a la empresa que «no sean ingratos», que «no hagan oídos sordos» y que escuchen las peticiones de los vecinos de la comarca.

En el manifiesto leído en la concentración, también se criticó la postura de la empresa energética por «acercarse a los ecologistas», al argumentar que la decisión del cierre se basa en cumplir el objetivo de la compañía de reducir las emisiones de carbono a la atmósfera. Algo que, aseguró, «es vender humo».
Ibáñez, que se mostró visiblemente emocionado durante la lectura del texto según apunta Ical, insistió en la huella que dejaría el cierre de la térmica, arrastrando también a otras empresas de la localidad como hoteles, comercios, talleres y, «de una u otra forma, a todas las personas que vivimos en parte de esta central».

En respuesta a la decisión de Iberdrola, el manifiesto planteó el «abandono masivo» de clientes tanto en la comarca de Velilla como en los entornos de la ciudad asturiana de Lada. Esto sería «una forma real de protesta que sí que les dolería, porque haciendo cálculos estimados con 500.000 recibidos de la luz entre las dos comarcas, perderían 30 millones de euros». La lectura culminó con un grito de «¡No al cierre de las centrales de Lada y Velilla!».

Al acto celebrado en la localidad asistieron diversos representantes de colectivos y asociaciones de la provincia así como un nutrido grupo de alcaldes de los pueblos de la Montaña Palentina. Junto a ellos, la presidenta del PP de Palencia, Ángeles Armisén; la secretaria general del PSOE en la provincia, Miriam Andrés; y los parlamentarios de ambas formaciones en el Congreso, Miguel Ángel Paniagua y Mari Luz Martínez Seijo, respectivamente.

Outbrain