Rodaje cinematográfico

Un equipo de Córdoba filma en Soria tres nuevos cortometrajes

El año pasado ya ganó dos premios en la sección ‘Soria Imagina’ del Festival de Cortometrajes de la capital; otro de ellos, grabado también en la ciudad, compite esta semana en Gibara (Cuba)

Un momento del rodaje.
Mario Tejedor

S.A.

Desde que recalaron por primera vez a Soria desde su Córdoba natal, hace ya tres años, la ciudad se ha convertido en una visita imprescindible ligada a su otra gran pasión, el cine y, en este sentido, destaca Miguel Ángel Muñoz, están convencidos de que rodar en la capital soriana les trae mucha suerte. El año pasado, dos de las tres piezas que filmaron en distintas localizaciones y que presentaron a la sección local del Certamen Internacional de Cortometrajes Ciudad de Soria obtuvieron premio en esta sección y la que no fue distinguida entonces, Al que no le guste, que no mire, ha sido seleccionada para participar en la competición oficial del Festival de Internacional de Cine de Gibara (Cuba) que se celebra esta semana. «Vamos... que estamos enamorados de Soria», comenta con simpatía Muñoz.
Buscando repetir este éxito, desde el pasado miércoles el equipo cinematográfico cordobés completado por María José Martínez y María Ángeles Pérez, rueda en Soria otros tres cortometrajes que tienen en el parque del Castillo y diversas calles de la capital sus principales set de rodaje. Las historias, además, tienen mucho que ver con Soria. Al fin y al cabo, destaca Muñoz con humor, «llegamos el Lunes de Bailas y acabamos cantando sanjuaneras». Con el objetivo de presentar las tres piezas de nuevo al Soria Imagina, el equipo ha pergeñado tres piezas de muy distintos estilos: una de temática de igualdad de género, otra de videoarte (la nueva categoría del concurso) que abrió el pasado miércoles el rodaje y Soria Arqueológica.
Precisamente, el entorno del Castillo se convirtió ayer en el escenario de una nueva batalla entre numantinos y romanos, pero, en esta ocasión… en el campo de juego. En este filme, las guerras numantinas serán abordadas desde un punto de vista distinto: «como si fuera un partido de fútbol», avanza Muñoz. Y casi como si fuera un «minuto y resultado» se irán dando cuenta de las victorias numantinas y el fracaso de los cónsules romanos hasta Escipión Emiliano. Será, por supuesto, «en clave de humor» y echando mano de «símiles futbolísticos».
Pero el parque del Castillo y el Parador Antonio Machado también se han convertido en el escenario perfecto para hablar de Los siete pecados capitales, una pieza de videoarte que busca enlazarse con una reflexión sobre la acción del hombre en la naturaleza.
Las calles del centro de la ciudad, por otra parte, están siendo el escenario de otro filme que busca concienciar sobre el acoso que sufre la mujer en determinadas situaciones y ámbitos sociales. Llevará por título Cruce de caminos. Para este equipo cinematográfico es importante incidir en la sensibilidad de género y, en este sentido, la obra narrará en paralelo la historia del regreso a casa, tras una noche de fiesta, en el caso de un hombre y en el de una mujer, una reflexión sobre la realidad cotidiana del mundo femenino que ya abordaron en Al que no le guste, que no mire, con el que los cordobeses también consiguieron el premio Gafas Violeta de Plata en Enmujercer Fest, un joven certamen de temática feminista celebrado el pasado mes de marzo.
Hoy viernes se ultimará el rodaje de las últimas escenas con el objetivo de comenzar pronto con la postproducción de los tres cortometrajes y, en este sentido, destaca Muñoz, no creen que vayan a tener muchas dificultades para completar el rodaje. Al contrario. En Soria ya cuentan con muchos amigos y grupos de teatro colaboradores que les están brindando todo el apoyo logístico y artístico que necesitan. «La ventaja que tenemos es que llevamos unos años conociendo gente aquí y estamos integrados», argumenta Muñoz.
Los tres miembros de este equipo se van alternando en las labores de dirección y demás funciones técnicas, guión o producción, hasta el punto de que puede decirse que, independientemente de quién firme la obra como director, se trata de piezas de creación colectiva.
El sábado está previsto que concluyan el trabajo y una de las dos visitas que suelen realizar a Soria a lo largo del año. La siguiente será la que hagan en el mes de noviembre, coincidiendo con la celebración del Certamen Internacional de Cortometrajes Ciudad de Soria, cita cinematográfica a la que no piensan faltar en su vigésima edición.
Aún recuerdan la primera vez que llegaron a la capital, «casi de chiripa», destaca Muñoz. El festival soriano preparaba la primera edición de su KinoRuedaSoria, un programa de producción de cortometrajes in situ durante la celebración del certamen. Aceptaron finalmente la invitación y, tras colaborar en esa producción audiovisual, les gustó tanto que decidieron quedarse como voluntarios para echar una mano a la organización. Este año, avanza Muñoz, no será menos. Volverán a estar en el festival de cortometrajes por partida doble, pues esperan que los tres filmes que han rodado a lo largo de estos días puedan proyectarse en un Soria Imagina que siempre pone el enfásis en el cine rodado en la provincia y con temática soriana.

Outbrain