Error 8: Constant SERVER_ESTATICOS already defined
Rogelio Blanco: "El poeta es el mejor lector de la realidad" - Heraldo-Diario de Soria

XI edición Feria del Libro de Soria

Rogelio Blanco: "El poeta es el mejor lector de la realidad"

El exdirector general del Libro, Archivos y Bibliotecas, uno de los grandes «culpables» de la existencia de EXpoesía, pronunció la conferencia ‘Resistencia y democracia’, un homenaje a la obra de María Zambrano a la que estuvo dedicado también un ballet

Expoesía, ayer.
Luis Ángel Tejedor

S.A.

El poeta, sostiene Rogelio Blanco, es siempre «el mejor lector de la realidad» y, tal vez por ello, sea la esperanza en un momento mundial «altamente complicado» en el que los filósofos, perdidos en «hermenéuticas e historicismos», ya no son capaces de guiar ni tampoco de denunciar la realidad en la que viven. De ahí que la poesía tenga ahora un papel fundamental en esta tarea. El profesor y ex director de la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas, ofreció ayer en el Casino Círculo Amistad Numancia una conferencia, Resistencia y Democracia, en el marco de la Feria del Libro de Soria EXpoesía, una ponencia en la que María Zambrano estuvo muy presente y que, posteriormente, se complementó con el espectáculo de danza La palabra danzante, que la compañía Karkik Danza puso en escena en el auditorio del Centro Cultural Palacio de la Audiencia, inspirado en la escritora y su legado filosófico.
Resistencia, el tema de este año en EXpoesía, era para Zambrano algo tan básico como la propia existencia humana. A los maestros, aseguró Blanco, hay que «revisitarlos» e introduciendo la democracia como un nuevo factor en la ecuación, Blanco determinó este sistema político como «una distribución fundamentalmente de saberes». Si el XX fue un siglo en constante crisis, «Zambrano hablaba de que cuando se superaba un conflicto ya se estaba preparando el siguiente», apuntó. El siglo XXI comenzó con «zozobras» para converger en estos años en la vuelta de «los viejos problemas: los ismos». Desde el crisohedonismo mercantista (el amor al dinero) a toda clase de narcisismos, entre ellos, los nacionalismos «que ofrecen ciertos peligros y tratan de sacar partido», destacó.
De ahí que la figura del poeta, como lector certero de la realidad, tenga que seguir resistiendo. Y, en este sentido, precisó el concejal del departamento de Cultura del Ayuntamiento de Soria, Jesús Bárez, el mimo a la poesía de la Feria del Libro soriana se debe, en gran parte, al propio Rogelio Blanco. «Es uno de los grandes culpables», comentó con sentido del humor, «de la existencia de esta Feria».
Ocurrió en torno al año 2007, cuando Blanco era director general del Libro, Archivos y Bibliotecas, y apadrinó este proyecto, que cumple este año su undécima edición, dentro de las actividades que el Consistorio de la capital quiso vincular al centenario de la llegada de Antonio Machado a Soria. Los inicios de EXpoesía, recordó Bárez, fueron «difíciles, porque los comienzos lo son», destacó, pero siempre estaba ahí el apoyo de Blanco y de otras dos personas, María Fe Santiago y Amalia Iglesias.
Si de algo se siente orgulloso Blanco sobre su paso por aquella Dirección General es por haber contribuido a «tachonar de festivales poéticos» un buen número de ciudades españolas. Aunque muchos de ellos, han desaparecido «bajo la invocación de la palabra crisis. Ya se sabe que la cultura es hija de la pobreza», señaló Blanco con ironía.
Consolidar un festival como EXpoesía «cuesta», apuntó, pero «leer es la capacidad de atraer y recibir contenidos que nos llegan en multitud de soportes y que generan nuestros conocimientos». Construir buenos lectores, como Alonso Quijano, «que leyó y se lanzó a cambiar el mundo» porque no le gustaba el lugar en el que se había convertido del mundo, puede ser también un objetivo en un mundo dominado por los ismos, o incluso, quizá, la solución.
Y darse una vuelta por el recinto de las casetas de EXpoesía en el parque de La Dehesa es, en este sentido, una buena forma de comprobar que hay gente interesada en leer y, en este caso, en leer poesía. Incluso en domingo el flujo de visitantes y curiosos que ojean o se dejan seducir por las propuestas literarias que exhiben las distintas editoriales participantes es constante recién levantada y puesta en marcha la actividad.
Porque, un día más, la programación de EXpoesía estuvo trufada por un buen número de propuestas, desde presentaciones de libros (Trinidad Ruiz Marcellán presentó Traducción del silencio; David Lorenzo Cardiel Tierra de nadie, a los que se sumó los actos colectivos organizados por la Asociación de Escritores de Madrid, al concierto-recital en el claustro del Instituto Antonio Machado a cargo de Joaquín Calderón que cerró los actos de ayer.
Los más pequeños, como siempre, tuvieron también su espacio en la Feria del Libro de la capital soriana de la mano de Antonio Rubio que, junto a Álvaro Muñoz a la guitarra, hizo llegar a los más pequeños su obra versos, cantos y encantos.

Outbrain