ATLETISMO

«Era una ocasión que no quería desaprovechar»

Marta Pérez destaca que le hace mucha ilusión ganar medallas tras colgarse el bronce en Tarragona al quedar tercera en la final de los 1.500 de los Juegos del Mediterráneo

LUIS HDEZ. CASADO

Marta Pérez consiguió el pasado sábado su primer éxito internacional con España. Un bronce en Tarragona en los 1.500 metros de los Juegos del Mediterráneo. Una medalla que le hace ilusión a la atleta soriana en una prueba con nivel y exigencia por la nómina de rivales, sobre todo las africanas, y por ser la primera en su carrera internacional. «Era una ocasión que no quería desaprovechar. Me hace ilusión por todo, por verme en el podio representando a mi país... La carrera tenía nivel con las marroquíes y ganar una medalla me deja satisfecha. Sé que cada campeonato es lo que es. Esta prueba es un campeonato internacional, tiene su repercusión más allá de que no sea un Europeo u otro de mayor importancia», comenta la soriana.

La carrera de los Juegos del Mediterráneo es la primera cita de calado de un verano con expectativas y frentes abiertos para Marta, que ya ha iniciado con buenas sensaciones esta temporada registrando su mejor marca personal en los 1.500 metros (4:04.88). «El objetivo prioritario de la temporada es el Europeo de Berlín. Antes, afronto el Campeonato de España donde quiero correr bien. Para el Europeo, mi intención es conseguir un puesto en la final. Es complicado porque el nivel sube respecto a la carrera que he disputado en Tarragona. En el medio fondo, las africanas ofrecen un nivel alto y no estarán en el Europeo, pero las mejores atletas europeas tampoco han estado en la carrera de Tarragona. Con mi última marca tengo todavía a ocho rivales europeas con mejor registro que el mío. Por eso digo que mi objetivo es meterme en la final de Berlín, optar a las medallas es muy complicado cuando tengo a rivales con marcas de 4:00», expone Marta Pérez, consciente de que luego las carreras en los campeonatos siempre se desarrollan desde aspectos muy tácticos. «En el medio fondo, los tiempos registrados a priori y las carreras que se plantean posteriormente no tienen nada que ver. En las partes finales de las carreras es donde se dan los cambios que permiten aproximarse a unos registros más cercanos a las marcas personales. Antes de esos instantes, normalmente, las pruebas son muy tácticas y son pocas las atletas capaces de conseguir marcar esas diferencias con cambios de ritmo en las partes decisivas de las carreras. Tengo ocho atletas por delante de mí en tiempos personales por lo que el nivel en el Europeo es muy exigente y es más elevado que el de Tarragona», reconoce. La temporada ha comenzado con buenas sensaciones traducidas en una mejor marca personal y el bronce en Tarragona. La mejora de esos 4:04 lo ve complicado. «Es difícil, mi progresión es buena y estoy entrenando bien. Quizás podría bajar algo esa marca, pero necesitaría una carrera buena de ritmo y con rivales de alto nivel. A partir de ahora, no sé si tengo opciones de encontrar una prueba con esas características ya que los campeonatos de España siempre son carreras más tácticas que con altos ritmos», comenta.

Satisfecha por la medalla del sábado, Marta Pérez se muestra siempre crítica con sus carreras. Su forma de ser le obliga a sacar conclusiones para mejorar. «Estoy contenta con la medalla aunque me pongo un pero: me hubiera gustado estar más cerca de la plata. No tuve opciones de luchar por la segunda posición. Sé que igual mi puesto era la tercera plaza, pero me hubiera gustado estar más cerca de las marroquíes. Me cambiaron y no pude acercarme. Me sacaron bastante distancia por lo que debo mejorar en el cambio», asume la soriana, que tiene claro la necesidad de valorar la parte menos favorable para mejorar posteriormente. «Soy crítica con las cosas y esto me obliga a mirar también la parte menos buena. Me sirve para mejorar en próximas citas», sentencia Marta que ya tendrá tiempo en próximas carreras de aplicar lo aprendido en estas pruebas de alto nivel. Pero antes le toca disfrutar de su primer metal internacional.

Outbrain