VOLEIBOL

Río Duero-Ibiza, un partido contra el espejo

Los celestes comienzan hoy la competición copera ante Ibiza en un partido que se espera que sea muy igualado

Un encuentro del Río Duero.
MARIO TEJEDOR

Sara I. Belled

Si hay una cosa que está clara incluso antes de que se enfrenten hoy en cuartos de final Río Duero e Ibiza (20.00 horas) es que va a ser un encuentro de iguales, al menos de inicio. Un duelo a la misma altura que abre la participación de los celestes en la que es su cuarta Copa del Rey consecutiva. La segunda vez que esta cita llega a la capital de Duero tras aquel primer entorchado del 94.

Sevillano, Graells, Osorio, Manu Salvador, Igor Silva y Loeches. Álvaro Hernández de líbero. Es una ocasión especial e igual que el pabellón de Los Pajaritos está engalanado, los celestes saldrán a la pista con el sexteto que ha abanderado, con sus cambios, el ímpetu del voleibol soriano en los últimos dos meses. Ese fue, de hecho, el equipo de inicio en el último partido contra Ibiza en su casa. Un 1-3 para tomar como referencia, pero solo como ejemplo de uno de esos partidos sufridos en los que la actitud marca la diferencia y los detalles hacen ganar sets. «Hay equipos que están obligados a ganarla (la Copa), pero nuestro objetivo es pasar con Ibiza, que es un equipo igual que nosotros, al que le ganamos jugando muy, muy bien, con la mejor intensidad del año», explica Sevillano. Esos detalles se convertirán en los momentos finales decisivos.

Hace ya un par de meses que la irregularidad ha dejado de ser un problema para los de Sevillano, pero es obvio que no hay que bajar la guardia. El Río Duero cuenta con un banquillo sólido y se encuentra en un buen momento de juego en el que la última derrota liguera ante FC Barcelona (3-2) no ha hecho mella. «La sensación era de que habíamos perdido y éramos mejores». Los detalles. Los detalles y algo de suerte, además del apoyo de Los Pajaritos. Un arma, dice Sevillano, «de doble filo». Porque tampoco será fácil jugar con la presión de hacerlo bien ante tu afición y un pabellón que se presume que estará mucho más lleno que de costumbre. Por lo demás, asegura el técnico, será un encuentro «más o menos igual», pero con ese «peso de que si pierdes te vas».

La cuestión es que se acerca el partido y es inevitable que los nervios no se instalen en el estómago. El conjunto soriano afronta hoy un debut complicado ante un Ushuaïa Ibiza Voley que se ha reforzado en esta segunda vuelta. Héctor Salerno y Elvis de Oliveira serán dos de los hombres clave de Marcelo de Stefano, que llegó ayer a Soria con la intención de llevar a los suyos hasta su segunda final, tras la alcanzada en 2015 en Guadalajara. Sería la octava para los sorianos, después de los tres títulos logrados en 1944, 2001 y 2008.

«Jugaremos contra la afición», sentenció ayer De Stéfano, poco después de pisar la capital soriana. Antes de la sesión de vídeo que tenían programada con sus jugadores, el técnico del Ibiza hizo hincapié en que su equipo parte bien posicionado: «Hemos entrenando bastante bien estos días y hemos levantado bastante el rendimiento en los últimos partidos», advirtió. De hecho, la llegada de Salerno y De Oliveira obligó a De Stéfano a remodelar su equipo hasta encontrar su mejor punto de las últimas dos semanas en adelante.

«Sabemos que va a ser un partido muy difícil e igualado. En teoría no hay nada que haga pensar que va ganar uno u otro. Nosotros ganamos aquí y ellos ganaron en Ibiza», recordaba el técnico, que puso también sobre la mesa la diferencia entre los tres grandes (Teruel, Palma y Almería) y Río Duero e Ibiza con FC Barcelona.

Lo de que es un partido igualado lo repiten por igual los entrenadores. En esta ocasión, Marcelo de Stéfano se centra en los últimos enfrentamientos del Río Duero, «con partidos largos y disputados como el del FC Barcelona». Sobre la forma de abordar la competición, advertía que habrá de «jugar en equipo y tratar de contrarrestar el juego de Soria, que viene demostrando un altísimo nivel».

EL FAVORITO
El objetivo para Sevillano es pasar por delante de Ibiza y disfrutar. El favorito para el soriano es el Club Voleibol Teruel, que cuenta con el refuerzo de la segunda vuelta. Si antes los turolenses ya eran uno de los equipos fuertes, con la ayuda del internacional Andrés Villena se han convertido en la bestia negra de la competición, aunque todo está por ver.
El CV Teruel esperará al ganador del partido que juegan hoy Río Duero e Ibiza. La cita será a las 20.00 horas de mañana.

Outbrain