AÚPA NUMANCIA

Tiempo de preparación física

Roberto Llorente asume la faceta técnica de la puesta a punto del Numancia durante la pretemporada, tan necesaria como vital para el resto del curso

Roberto Llorente, nuevo responsable de la preparación física del CD Numancia.
LUIS ÁNGEL TEJEDOR

LUIS HDEZ. CASADO

La preparación física, técnica y táctica define el periodo de la pretemporada, tan necesario como vital para afrontar todo un curso competitivo que suele prolongarse durante diez meses. Cinco semanas de continuas sesiones de entrenamientos, combinadas con varios partidos programados para poner a prueba lo ejercitado en esas jornadas de trabajo específico. En el Numancia, la pretemporada arrancó el pasado viernes con la novedad de los cambios surgidos en el cuerpo técnico. Aritz López Garai asume la dirección del equipo con la ayuda de Roberto Llorente en el apartado físico. El preparador soriano ha dado un salto de calidad desde su anterior cometido, recuperador y auxiliar técnico del primer equipo además de preparador físico del filial, a responsable de la tarea física de la primera plantilla. «Para mí es un salto importante. Con este año completo diez en el Numancia. Comencé con los pequeños, luego el filial y en el primer equipo hace cinco años colaborando, ser ahora el preparador físico es un salto importante», destacó Roberto Llorente, que introducirá sus propios métodos de trabajo. «Sergi Pérez llevaba muchos años aquí. He trabajado cinco años junto a él y me ha enseñado mucho. Luego, cada uno tenemos nuestra particular forma de trabajar. No hay duda de que se sigue trabajando de una manera parecida», reconoció.


La pretemporada marca para bien o para mal el posterior devenir de un equipo. «Es un periodo de preparación que sienta las bases tanto a nivel físico como a nivel táctico, bastante importante también, de cara al inicio de la temporada. A nivel físico es un periodo de acumular trabajo y preparación para sentar las bases para el resto de la temporada», analizó el técnico soriano, consciente de la necesidad de completar bien esta fase por lo prolongado de la temporada. «Es un periodo muy importante a nivel físico, sobre todo, y a nivel táctico, también, y más con el cambio de entrenador porque quiere trabajar muchas cosas. Entonces nos tocará compatibilizar lo físico con lo táctico. Respecto a la campaña anterior, la temporada fue muy larga, la pretemporada del pasado año ayudó a mantener el nivel durante toda la temporada, pero me preocupa este año que el descanso ha sido menor que el de otros equipos. Hemos trabajado dos semanas más que los equipos que no entraron en el play-off. Ahora debemos tener un poco de cuidado con la gente que acabó con dos semanas más de trabajo. Tenemos que regularlo un poco», adelantó Roberto Llorente, consciente de que con cinco semanas de preparación son suficientes. «Es lo que hacemos prácticamente todos los equipos. Algunos tenemos un par de días más, otros un par de días menos. Es lo que se suele trabajar entre cinco y seis semanas donde se potencia las capacidades físicas básicas desde la resistencia, la fuerza, velocidad, flexibilidad... tenemos que trabajar absolutamente todo», subrayó.

Las lesiones

Una de las preocupaciones máximas en esta fase de la preparación pasa por no sufrir lesiones musculares básicamente. «Al ser un periodo en el que buscamos acumular trabajo, el principal problema que nos encontramos son las lesiones musculares, sobrecargas, sobre todo. No quiero llegar a las roturas, que debemos evitarlas. Las sobrecargas y las molestias musculares es lo más normal del mundo y las debemos ir regulando para que ocurra lo menos posible y el que las tenga regularle bien para evitar que se pierda entrenamientos porque ahora una lesión muscular que te obligue a perderte ocho o diez días de entrenamiento eso no lo recuperas, es un déficit que llevas respecto a los compañeros», explicó Llorente, que aplica la prevención para evitar estos problemas. «El entrenamiento está perfectamente pautado y estructurado por lo que es importante que en los espacios de descanso, lo hagan, sin realizar esfuerzos, es fundamental», finalizó el nuevo responsable del estado físico del primer equipo.

Entrenamientos y partidos

Durante la pretemporada se combina las sesiones de entrenamiento con los encuentros programados para poner en práctica lo trabajado durante todos los días de entrenamiento. «La próxima semana todavía no tenemos ningún partido de pretemporada y quizás terminemos haciendo un partido de entrenamiento entre nosotros, pero nada oficial. A partir de la siguiente, empezamos con el encuentro en El Burgo de Osma (28 de julio a partir de las 19.00 horas) ante el Huesca», apuntó Roberto Llorente. En esa primera cita frente a un rival, el objetivo es conseguir que todos los jugadores participen de una manera similar. «En los primeros partidos de pretemporada lo que se suele hacer es que los esfuerzos se repartan en 45 minutos para todos los jugadores . Posteriormente, poco a poco se sube la carga, 60-30, 70-20 hasta que el míster perfila el equipo que quiere para el inicio de la temporada», comentó el preparado físico, que insistió en el objetivo claro de toda la pretemporada. «Llegar al inicio de la temporada con todos los jugadores en plenas condiciones posibles, todos a su disposición y sin lesiones», incidió. El equipo afrontará desde hoy una semana completa de preparación, carga d entrenamientos con nueve sesiones programadas distribuidas durante los días en dobles y simples sesiones para alcanza el objetivo previsto.

Outbrain