BURGOS

Médicos en la palma de la mano

Un burgalés crea una aplicación que permite realizar consultas a profesionales todos los días y obtener una respuesta en menos de seis horas

César Casado, creador de My Doctor App, un servicio de salud a través del teléfono móvil
EL MUNDO

E.L.

El médico, en el móvil; el paciente, en la montaña. Acudió con un grupo de compañeros y ahora le arde la garganta. Lo lógico sería abandonar la aventura para acudir al centro del salud más cercano. Sin embargo, ahora con un simple encuentro virtual puede proseguir la escalada con la certeza de que su garganta solamente está inflamada y necesita beber mucha agua. Y es que el doctor pasa consulta por el móvil.

My Doctor App es una aplicación que permite realizar consultas a profesionales de la salud los 365 días del año y obtener una respuesta de un especialista en menos de seis o dos horas, por 1,99 o 3,99 euros, respectivamente. «Acerca una atención sanitaria de excelente calidad a todos los usuarios desde cualquier lugar, sin necesidad de pagar cuotas o tener un seguro médico», explica su creador, César Casado, que nació en Sevilla pero se crió en la capital burgalesa.

La idea surgió porque la mayoría de los médicos están acostumbrados a resolver dudas por teléfono o correo electrónico. De hecho, reconoce que él mismo suele preguntar a sus colegas sobre problemas de sus familiares y amigos. Ante esa evidencia decidió juntarse con otros profesionales y diseñar un sistema para que cualquier persona esté donde esté pueda servirse de una atención «de excelentes garantías» por «un precio muy asequible».

El funcionamiento es sencillo. Basta con descargase la aplicación y darse de alta para realizar la primera consulta. Además, permite subir fotografías y vídeos para orientar mejor al médico de cara al diagnóstico. Detrás de la pantalla hay 39 especialidades con 158 profesionales. «Los equipos son amplios en aquellas especialidades de mayor demanda como pediatría», subraya. La descarga es gratuita y solo se paga por consulta.

En este sentido, comenta que todos los doctores que forman la plantilla tienen que estar colegiados en España y acreditar formación continua. Se cubren la totalidad de especialidades médicas, quirúrgicas y médico quirúrgicas, además de nutrición, odontología, fisioterapia y medicina estética. Casado incide en que cualquier profesional no puede prestar su servicio a través de My Doctor App porque para ello se aplican unos baremos de calidad.

El servicio de salud es universal, con cobertura en cualquier parte del mundo, «conectando fácilmente pacientes con especialistas», añade. Además, comenta que la aplicación se basa en un sistema similar al de mensajería de los dispositivos móviles, por lo que el usuario se acostumbra de forma fácil a su manejo. «Hay muchos servicios de salud excelentes, por supuesto. Pero la alta calidad del nuestro, con esos profesionales, a ese precio y con ese tiempo de respuesta es increíble», opina Casado.

El desarrollo del proyecto ha sido «cuidadoso y sin prisas». Hace más de un año comenzaron con el diseño y en marzo es cuando han abierto la aplicación a todos los usuarios. En estos dos meses y, sin apenas promoción, han logrado unas 4.000 descargas. «España es un país en crecimiento continuo respecto a las conexiones telemáticas, líder europeo en número de smartphones por habitante, donde la salud es el principal motivo de preocupación. O mucho nos equivocamos, o esto solo puede ser el principio de una realidad que se consolidará en breve», expone muy emocionado y confiado en que su producto se popularice y ayude a centenares de personas.

Razones sobran. Según apunta, «más del 60% de los españoles consulta información sobre su salud en internet, sin ser éste el medio ideal para ello». Por este motivo, My Doctor App pretende que los españoles «no consulten al ‘doctor Google’, sino a profesionales con nombres y apellidos, identificados y localizables». También manifiesta que el 75% de las aplicaciones de medicina son «zombies», es decir, no se utilizan. «Nosotros aplicamos la tecnología digital en un aspecto primordial de la vida de las personas, no a una necesidad aparente. La solución viene propuesta directamente por profesionales de la salud, no por gestores o empresarios. Nosotros conocemos al paciente y, por supuesto, conocemos al profesional de la salud porque lo somos». En su opinión, su servicio es una solución «efectiva, eficaz y eficiente», a la vez que «económica, cómoda, fácil y segura».

La herramienta, además, permitirá hacer seguimientos de salud, establecer medidas preventivas en beneficio de los usuarios y anticiparse a la aparición de enfermedades, lo que, a su juicio, minimizará la asistencia hospitalaria y «se abaratarán» los costes a los sistemas de salud. Insiste en que son «todo ventajas» siempre y cuando se garantice la seguridad del paciente y que la asistencia sea de calidad. En esta línea, considera necesario integrar la telemedicina en el sistema sanitario, si bien señala que este modelo debe complementarse con la atención presencial.

En esta línea, César Casado recuerda que en la actualidad hay 20 millones de estadounidenses que obtienen su atención a través de la telemedicina y las previsiones de crecimiento en Estados Unidos son enormes, ya que se estima que dentro de cinco años «el 50% de la asistencia sanitaria» será virtual. Con esta perspectiva, el burgalés tiene claro que su objetivo prioritario es consolidarse como la opción prioritaria de la medicina a través del móvil. Para ello, manifiesta que el camino es crecer, pero manteniendo intactas sus señas de identidad: calidad del servicio, amplitud, cobertura, universalidad y rentabilidad para el usuario.

Outbrain