EL PUNTO DE VISTA

Desencuentro

ROBERTO ORTEGA

EL NUEVO subdelegado del Gobierno, Miguel Latorre, en una entrevista publicada por este medio, dijo: «Lo que no podemos hacer es destinar el Banco de España a usos culturales sin tener solucionado lo de la comisaría. Si se destina a usos culturales es porque habremos solucionado el problema con una nueva comisaría. Pero la prioridad es que entre todos lleguemos a un acuerdo de consenso y decidamos para siempre, no esperar otros 12 años. Que no se convierta en el túnel de Piqueras, que pasaron desde que se empezó 50 años. Es que además no tenemos tiempo».

El alcalde de Soria, Carlos Martínez Mínguez, que al igual que el subdelegado es independiente, le recordó al día siguiente que «vamos a seguir defendiendo lo de siempre, lo que hemos defendido en el Gobierno y en la oposición, como Ayuntamiento y como PSOE. Soria necesita que el Banco de España dé valor añadido. Nuestra prioridad es el uso cultural».

Este periódico interpretó la respuesta como un «primer encontronazo» entre el PSOE y el subdelegado. Si esto lo hubiera dicho la anterior subdelegada se hubiera considerado una afrentar mayor que el atentado de Sarajevo que prendió la primera guerra mundial, pero con un representante gubernamental de la misma cuerda, de lo que se trata más bien es de un desencuentro.


Latorre estaba muy concienciado tras ver de primera mano la porquería de instalaciones en las que trabaja la Policía Nacional y de ahí esa llamada de advertencia. Y es que, además, aunque no es de Soria nos conoce como si nos hubiera parido, como demuestra su advertencia de que el Banco de España no vaya a ser el segundo túnel de Piqueras.

Pero es que hay otra cosa más. Digámoslo claro: las propuestas culturales para ese edificio han sido o mentiras (subsede de El Prado, del Cervantes) o, citando al gran Shakespeare, una mierda pinchada en un palo (el Museo Nacional de Fotografía del Paisaje).

Para poner allí una cosita de chichinabo, la verdad es que mejor lo destinamos a otras cosas, menos guays, aunque probablemente más necesarias. Así que hasta que no haya un proyecto cultural de relumbrón (que no va a haber nunca, reconozcámoslo), el plan de trasladar allí la Subdelegación y en la Subdelegación hacer la comisaría parece el más sensato. Esto es lo que opina el subdelegado y no se ha atrevido a decir (del todo).

Outbrain