Error 8: Constant SERVER_ESTATICOS already defined
Espejismo soriano - Heraldo-Diario de Soria

PASABA POR AQUÍ

Espejismo soriano

LUIS MIGUEL LARGO

Soria tiene muchos veres y el del mes de agosto es el más atractivo y cautivador, parece que toda la provincia resurge por unos días de sus cenizas poblacionales, para volver a alcanzar las cifras de habitantes que debiéramos de tener durante el resto del año. La imagen que deja Soria en la retina del visitante durante este mes de agosto es la más alejada de la realidad, la más falsa, puesto que una vez pasadas las fechas fundamentales de la Virgen y San Roque, y si me apuran del fin de semana siguiente, aquí volvemos a quedar cuatro y el del tambor; el de la guitarra ya se marchó hace tiempo.

A muchos sorianos nos gusta disfrutar de este travestismo poblacional que unido a las buenas temperaturas nos hacen situarnos en una Soria irreal de la que poder disfrutar unos breves días, por lo que quedarse en Soria durante el mes de agosto es para los sorianos, casi, como estar de vacaciones en tu propia casa, por lo alejado de la realidad que supone vivir en un marco tan cambiado al del resto del año. Uno puede pasear tranquilamente por el Collado y no tener que saludar a todos los conocidos que habitualmente se encuentra, puesto que el tradicional tontódromo capitalino se ve desbordado de veraneantes, turistas y visitantes, que consiguen quitarle a la capital y a muchos pueblos de la provincia el polvo de la rutina y la soledad que nos ha ido cayendo poco a poco durante el interminable y frío resto del año.

Alegra ver tantas caras nuevas durante tan escaso periodo de tiempo y notar apreturas y estrecheces, a las que no estamos acostumbrados los autóctonos, a la hora de hacer la compra o de intentar aparcar en el centro o de pedir otra ronda en el bar del pueblo, desbordados por la avalancha temporal de forasteros que cada año pasan menos tiempo entre nosotros, ya que los pobres tienen que compaginar el pueblo, con la playa, el extranjero o con otras ineludibles citas veraniegas que hacen que cada vez la estancia entre nosotros, en Soria, sea más corta y estresante. Vivimos en un desierto poblacional y estos días de agosto son nuestro particular espejismo, así que disfrútenlo. 

 

Outbrain