EL BESO DEL NEANDENTAL

¿Fucking Dreamer?

ROBERTO ORTEGA

El martes estuve en Matute de la Sierra en un coloquio sobre Física Cuántica, el Universo que nos espera… que nooo, ja, ja, que fue un coloquio sobre despoblación, por supuesto. El escenario fue la iglesia del pueblo, que ha vuelto a ser espacio de culto tras servir de cuadra para el ganado en los peores tiempos de la localidad. Allí, frente al altar, nos sentamos, además de servidor de ustedes, Vanessa García y Enrique Muñoz, los nuevos de Soria Ya; Chano González, exgerente de Asopiva, y el veterano periodista Paco Parra, como moderador.

Me gustó conocer a Vanessa y Enrique, que forman parte de la nueva infantería de la plataforma ciudadana y que, con otra veintena de personas, se están dejando la piel para refrescar el mensaje de Soria Ya y sus fórmulas de reivindicación, incluida la necesidad imperiosa de dejar de dar lástima y presentarnos de una vez como una sociedad que cree en sí misma y en su futuro, aunque este porvenir se antoje morrocotudamente complicado.

 Por mi trabajo tengo que ir, de vez en cuando, a difundir la Buena Nueva de la Repoblación y suelo decir a mi audiencia que estamos en el Año 1 de una Nueva Era en la que veremos cómo se llena poco a poco eso que ahora nos ha dado por llamar, para entendernos, la España Vacía. También advierto de que se trata de un proceso muy largo, para el que nos vamos a tener que poner la armadura de la paciencia porque estamos hablando hasta de medio siglo.

Cuando digo que dentro de cincuenta años Soria va a contar con 150.000 habitantes, mis oyentes me miran con una sonrisa condescendiente, pero en muchas ocasiones he visto en esas miradas el agradecimiento por expresar un mensaje tan optimista, frente a tanto cafre derrotista. “Soñador”, me llamaron en Matute de la Sierra.

¿Soy un (fucking) dreamer de la repoblación a mis 55 años? ¿Soy demasiado naif y crédulo? ¿Vendo humo? Pues lo sería si no conociera otros lugares de Europa que, en situaciones dramáticas similares a las nuestras, consiguieron revertir el proceso de despoblación y repoblarse. Eso sí, con paciencia, conciencia social colectiva y consenso político. ¿Tenemos aquí de eso?

Outbrain