EL PUNTO DE VISTA

El salvavidas de Playa Pita

J.RAMÓN RODRÍGUEZ

PLAYA PITA empieza a colgar el cartel de completo. En este verano inseguro, esta zona de ocio y baño comienza a registrar los ratios de afluencia habituales.

Es tradicionalmente una zona concurrida durante los fines de semana de julio y agosto y, especialmente, los fines de semana. La titularidad del espacio y de las competencias repartidas entre la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), el Ayuntamiento de Soria y la Mancomunidad de los 150 Pueblos de la Tierra de Soria dificulta tomar decisiones. Esa situación de responsabilidades repartidas es precisamente lo que, en parte, explica que esta área recreativa siga desatendida en lo más básico, en la vigilancia.

Un año más, esta zona habitual para sorianos y visitantes no tendrá servicio de vigilancia y de socorrista. Lo normal hasta hace bien poco es que los representantes de las administraciones mencionadas comenzasen unos meses antes del verano a reunirse para valorar si se tomaba una decisión sobre la posibilidad de que Playa Pita tenga un mínimo servicio de emergencias.

Las reuniones tienen un orden del día muy corto, la situación es la misma y cuando se llega al aspecto de la financiación empiezan las excusas sobre la responsabilidad de las personas que están en dicha zona.

Como los encuentros se producían hasta este año con cierta premura siempre se terminaba con la frase de que ‘para este año ya no da tiempo pero se abordará para el año que viene’. Este año los encuentros se han producido con antelación, con el suficiente tiempo para poder haber adoptado decisiones y haber ejecutado los acuerdos.

Sin embargo, la financiación del coste es el escollo para dotar a la zona de un servicio de vigilancia que desde las administraciones implicadas resulta necesario. Si está claro el diagnóstico resulta increíble que no se encuentre la manera de poder financiar un servicio que puede salvar vidas.

Outbrain