EL PUNTO DE VISTA

El SOS a la diáspora

J.RAMÓN RODRÍGUEZ

LA PALABRA hermanamiento resume el encuentro de casas regionales que este año se celebró en Ágreda. En realidad es una jornada, financiada por la Diputación Provincial, de añoranza, saludos, recuerdos, música y de algún mensaje y, quizás, de reflexiones.

El encuentro podría enmarcase en un día emotivo por la reunión de cientos de sorianos que en su momento salieron de la provincia, que construyeron su futuro en otros lugares y en los que mayoritariamente se han asentado. La del sábado fue la edición número 26 lo que significa que se trata de un acto consolidado y ya tradicional en el verano soriano.

En la cita de Ágreda quedó patente una realidad. La que vive el colectivo de Casas de Soria repartidas por la geografía nacional y el de la provincia. El envejecimiento y la falta de relevo que está afectando al funcionamiento de esas casas regionales que en su día fueron auténticos centros en los que se hacía provincia y se mantenía viva la conexión con Soria y también, como no, al día a día en la provincia que se ha despertado contra esa maldita pérdida de población.

El rejuvenecimiento de las estructuras de las casas regionales parece difícil porque es complicado que las siguientes generaciones derivadas de los emigrantes puedan mantener la vinculación a estos centros. Y la repoblación la provincia, aunque deseada también está resultando especialmente complicada como reflejan los datos demográficos que confirman la pérdida de población debido, fundamentalmente, a la falta de empleo y el déficit de inversiones.

El presidente de la Diputación Provincial, Luis Rey, fue sutil pero claro en el mensaje a los sorianos de la diáspora de hacer un frente común para luchar contra la despoblación. Cierto es que la diáspora bastante ha hecho durante mucho tiempo con las viviendas de segunda residencia y el amor a la tierra pero la situación actual en la provincia es de SOS y necesita todos los recursos posibles.

Outbrain