Error 8: Constant SERVER_ESTATICOS already defined
Los supremacistas - Heraldo-Diario de Soria

SIN ACRITUD

Los supremacistas

LA SOBERBIA es prima hermana del supremacismo. No se qué es peor, si la soberbia o la vanidad, aunque ambas tienen en común la egolatría, el egoísmo, el yo, yo, yo…, pero ya lo apuntó aquel sabio escritor, don F. de Quevedo, «la soberbia nunca baja de donde sube, pero siempre cae de donde subió». En Soria, conocemos a gente, sorianillos a la postre, que pian con soberbia presuntuosa aspirando a más carguitos representativos, con evidente desmedida vanidad.


No hablo de elecciones a la Cámara, dios me libre de, siquiera opinar, prefiero la humildad de la ignorancia aunque se que aquellos que lucen su prurito desmedido son difíciles de contentar porque se creen salvapatrias de la nada. Igual pasa a los supremacistas, y a los panolis, o, al revés, que tanto monta, cuando se miran el epigastrio, conocido como ombligo y en el habla soriana, guto.
El supremacismo , pues, es lucir el pedigrí de creerse superior cuando lo cierto es que, en las personas pasa como en las naciones, que están plenas de perdedores, represiones que llegarán y, patíbulos.

No sirve de nada desautorizarlos a pesar, lo vemos día a día, de sus exabruptos de hispanofobia. Baroja, don Pío, ya hablaba de hispanofobia en su libro Las horas solitarias (1917), analizando que las acusaciones más agrias y peor intencionadas son, provienen de dentro con afán localista de exagerar lo propio y de desacreditar lo general.


El supremacismo nacionalista copa este mundillo tan tribal como paleto que llega hasta la pureza de sangre, a cambiar sus apellidos castellanos para que parezcan catalanes o vascos. Prácticas identitarias, de etnia superior que son cómicamente ridículas, supremacismo carlistón de decadencia moral, nada ético y de petulancia snob. Y si éramos pocos, aparece el Quim Torra que nos califica a los españoles como «bestias con forma humana, carroñeros, víboras, hienas…» ejemplo xenófobo suficiente para que P. Sánchez no le cogiera el teléfono. Y hay más, los del PNV vuelven, de nuevo a echarse al monte, ¡ah, el ADN vasco!. No recomiendo leer El patriota Sabino Arana, libro de reciente aparición, compendio de insultos de esta biografía breve en la que se lee como ya en 1894 propugnó «ahogar en un baño de sangre a españoles,,, y liberales», Qué gilipollez, don Sabino y seguidores, los de la raza superior…

Outbrain