Error 8: Constant SERVER_ESTATICOS already defined
Vuelta a Cataluña - Heraldo-Diario de Soria

EL BESO DEL NEANDENTAL

Vuelta a Cataluña

ROBERTO ORTEGA

Unos sorianos residentes en Cataluña se despedían este domingo en la tienda del barrio. Habían pasado aquí la correspondiente quincena vacacional y regresaban al mundanal, rutinario ruido. Volvían a la Cataluña que les acogió hace décadas y lo hacían con una cierta melancolía, nada que ver con otros retornos más alegres antes del malhadado ‘procés’.

Comentaban estos catasorianos que la situación en Cataluña era tensa: «Si no eres independentista parece que te miran mal», explicaban un tanto azorados. El ambiente está enrarecido y allí donde antaño había buena vecindad, ahora solo habita un bon dia de amabilidad seca, que en ocasiones corta como un cristal.


También puede darse el caso de que el conflicto haya germinado en la propia casa, con múltiples variantes. La esposa soriana puede ser no independentista y el marido catalán, sí. O al revés. O puede que los hijos sean los independentistas, esa segunda generación a la que cada vez le sabe peor venir al pueblo de sus padres. Por no hablar, claro, de otros familiares, desde cuñados a suegras.


Si algo ha hecho rematadamente bien el independentismo es la creación de un ejército de población zombi. Es la población (yo la calculo entre 100.000 y 300.000 personas) con la que es imposible razonar, la que cree a pies juntillas que hay presos políticos, que España les roba, que España es un Estado fascista y que el referendo del 1-O es homologable con una consulta legal.

Este Ejército Zombi, al que alimentan con esas patrañas, es el que mantiene la tensión del ‘procés’ y saliva sin control ante cualquier ocurrencia antiespañola. Son los miembros de este Ejército Zombi los que peor llevan convivir con inmigrantes como los nuestros. «Es muy difícil la situación», insisten los sorianos, como si se justificaran por algo.

Me pasa por la cabeza preguntarles si creen que han sido cobardes y que su cobardía y su silencio, y el de otros miles y miles como ellos, ha dado alas durante todos estos años a los independentistas, permitiendo la creación de su Ejército de Zombis. Pero no lo hago. Pago mi barra de pan y les deseo amablemente que vuelvan el próximo año.

Outbrain