CRIMINALIDAD

Aumentan los robos con violencia pero descienden en los domicilios

Las infracciones penales superan el millar entre enero y junio, la misma cifra que un año antes / La provincia registra siete delitos contra la libertad sexual

MILAGROS HERVADA

El número de robos perpetrados mediante el uso de la violencia o con intimidación han crecido en el primer semestre del año en la provincia hasta doblar los que se registraron el pasado 2017 por esas mismas fechas, según los datos hechos públicos por el Ministerio del Interior. Entre enero y junio se han contabilizado siete, frente a los tres que se denunciaron un año antes. Aunque el incremento es evidente, también hay que tener en cuenta que las cifras de ejercicios anteriores eran mucho más elevadas. Así, en 2015 se detectaron en ese periodo 13 delitos de robo con violencia e intimidación e incluso en 2016 se llegó a 16, con lo que los índices han bajado en una comparativa más amplia.
En esa línea, también lo han hecho los robos cometidos usando la fuerza en domicilios. Si entre enero y junio de 2017 se denunciaron 57, en lo que va de este año han sido 38, por lo tanto la caída es de un 33%. En 2015 fueron 55 y un año después subieron a 83.
En general, los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones han bajado, un 23% en términos porcentuales. En el primer semestre de este año se contabilizaron 70, que son 21 menos que en 2017. También los hurtos han registrado un descenso al pasar de 269 a 208 en un año, es decir, un 22,7% menos. Las cifras siguen lejos de los 313 que se produjeron en 2015, con una bajada significativa en 2016 al quedarse en 174, tal y como recoge el Ministerio del Interior en su estadística.
En lo que tiene que ver con vehículos, las sustracciones registradas han sido siete entre enero y junio, cuatro menos que en 2017 (-36,4%). En 2015 fueron tres y en 2016 subieron a 11. Llama la atención el incremento que se ha producido en los delitos graves y menos graves de lesiones y riña tumultuaria ya que suman 21 en el primer semestre, un 61,5% más que en 2017 cuando fueron 13. En la misma tónica ascendente se encuentran los delitos contra la libertad e indemnidad sexual, siete en lo que va de año (fueron seis en 2017). En este ejercicio no se ha producido ninguna agresión sexual con penetración, frente a una el año pasado.
Los delitos de tráfico de drogas se mantienen en niveles similares. Tres se han detectado en este primer semestre, uno menos. En 2015 se descubrieron nueve y ocho un año después. En total, el número de infracciones penales registradas de enero a junio ha sido de 1.082, apenas ocho menos en términos interanuales. Se trata de la cifra más baja de todas las capitales de la península. La provincia de Teruel, de similar población, contabilizó 1.205.
En 2015 se elevaban en Soria a 1.101 y en 2016 a 1.146.
En lo que concierne a la capital, el incremento más relevante se produce en los robos con violencia e intimidación, que han pasado de dos entre enero y junio de 2017 a seis en ese periodo actual. En 2016 habían llegado a diez y a ocho en 2015. También han subido los delitos graves y menos graves de lesiones y riñas tumultuaria hasta nueve, tres más que un año antes. Se registraron además 26 robos con fuerza en establecimientos, otras instalaciones y domicilios, un 18% menos. En concreto, en viviendas baja un 15%, de 20 a 17.
La capital contabilizó 119 delitos de hurto (-23%) y cuatro sustracciones de vehículos (-33%). Los relativos a la libertad sexual fueron tres, la misma cifra en términos interanuales, y de tráfico de drogas uno, frente a cuatro en 2017.

Outbrain