Error 8: Constant SERVER_ESTATICOS already defined
El Camino del Agua languidece en el trazado de Soria a Garray - Heraldo-Diario de Soria

INFRAESTRUCTURAS

El Camino del Agua languidece en el trazado de Soria a Garray

La falta de mantenimiento afecta al firme, la cartelería o la zona de merendero

Panel otrora informativo a escasos metros del dinosaurio de Garray.
TOÑO CARRILLO

ANTONIO CARRILLO

El Camino del Agua nació para conectar el Duero desde la capital soriana hasta el Ebro en Tudela. Ciclistas, senderistas o caballistas tenían una oportunidad de recorrer la antigua vía Antonina para disfrutar de la naturaleza. Hoy en día una de las zonas de mayor potencial turístico, la que conecta Soria con Garray y por tanto con Numancia, languidece por falta de mantenimiento. Algunos defectos pueden obedecer a los propios de un año lluvioso, pero otros dan imagen de abandono desde hace tiempo.

El punto más visible de esta zona es la pasarela de madera que cruza sobre la N-111, en la salida hacia la carretera de Logroño. A pocos metros comienzan a percibirse los problemas. El primero es el túnel que pasa bajo la variante y que originalmente se concibió para estar iluminado y mostrando imágenes de la trashumancia, a modo de curioso centro de interpretación. Está completamente a oscuras y algunas tablas comienzan a soltarse, además de las piedras sueltas por el suelo.

Nada más salir, un cartel recuerda que se transita por la Red de Caminos Naturales, aunque coincide en parte de su trazado con parte del PR Cañada Real Soriana y el GR Senderos del Duero. Lo que viene a ser un tramo triplemente interesante para deportistas y paseante.

En la propia boca del túnel se observa cómo las últimas lluvias han hecho mella en el camino. Conforme se asciende se observa cómo el agua ha dejado profundos surcos. A menos de dos kilómetros hay algunos que rondan los 40 centímetros de profundidad, suficiente para llevarse un buen susto si se transita en bicicleta o a caballo. Lógicamente el agua discurre hacia abajo, y se ubican en puntos donde la velocidad es más elevada.

Pronto se llega a un «área de descanso» que parece completamente abandonada. Tres merenderos y un aparcamiento para bicicletas en madera sufren las inclemencias del tiempo, con algunos tablones retorcidos y aspecto de que nadie se ha sentado en años. La vegetación crece libremente y el aspecto de abandono llama la atención, teniendo en cuenta que se trata de una zona de esparcimiento muy cerca de la capital mientras que la Junta de los Ríos, a escasos kilómetros, bulle en estos días.

Otro punto dañado por el paso del tiempo, y probablemente desde hace años, es el panel informativo ubicado en la entrada a Garray, prácticamente al lado del dinosaurio en el acceso al pueblo. A pesar del tejadillo, es imposible distinguir qué mostraba –pudiera ser un mapa– y por tanto qué información está perdiendo el visitante. Teniendo en cuenta la cercanía con Numancia y que hay visitantes que paran a fotografiarse con el Parasaurolophus, dista mucho de ofrecer una buena imagen.

El Camino del Agua ya nació con algunos problemas. Estaba previsto que entrase en servicio para la Exposición Universal de Zaragoza en 2008, cuyo eje principal era el agua. Sin embargo su puesta en marcha se retrasó tres años más. Se invirtieron, entre Tudela y Numancia, 2,5 millones de euros para su adecuación. Entre Vozmediano y Numancia se aprovechó sobre todo la calzada Antonina, de forma que combina educación ambiental, turismo e historia.

Siete años después su estado, aunque transitable, comienza a lanzar señales preocupantes. Señales ilegibles, zonas oscuras o un firme muy dañado por las lluvias en algunos puntos afean esta conexión de Soria con Garray para quienes optar por desplazarse a pie, en bicicleta o en caballo gracias a la cuadra cercana. El agua que le dio nombre y el paso de los años sin mantenimiento están haciendo efecto y dañando un tramo que pudo ser baluarte turístico.

Outbrain