Error 8: Constant SERVER_ESTATICOS already defined
Querencia por el barrio y las fiestas - Heraldo-Diario de Soria

LA CRUZ Y SAN PEDRO

Querencia por el barrio y las fiestas

Luisa y Carlos han esperado a que sus hijos crecieran y han embarcado a su pandilla de amigos en una gran aventura para disfrutar juntos de los días más esperados del año

Carlos y Luisa en el local de cuadrilla el día del Catapán.
MARÍA FERRER

ANA P. LATORRE

Carlos Vallejo Muñoz y Mª Luisa Andrés del Río, ambos sorianos y de 44 años, son los jurados de la cuadrilla de La Cruz y San Pedro de 2017. Esta pareja, ella maestra y el administrativo, quiso esperar unos años para que sus hijos se hicieran un poco más mayores y pudieran disfrutar más de las fiestas. Ahora que Iván tiene 9 años y Paula 11 es un buen momento, explican los jurados.

Se apuntaron el mismo Martes a Escuela, como muchas de las parejas de este año, porque «la idea nos estaba rondando ya desde hace tiempo». La Cruz y San Pedro fue su única opción, porque ha sido el barrio de siempre de Luisa y porque allí viven sus hermanos. Además, como son una pandilla de amigos muy numerosa y con muchos niños, querían contar con un local amplio y con espacio de juego para los más pequeños.

Ellos ya tienen experiencia en cuadrilla, porque hace 13 años fueron secretarios con su amigo Carlos Bermejo como jurado y hace cinco años colaboraron con los tíos de Luisa en la cuadrilla de Santa Bárbara. Sin embargo, reconocen que «alguna cosilla se nos escapa».

En enero ya había jurados para las doce cuadrillas, algo que no ocurría desde hacía varios años, lo que ha supuesto para los alcaldes de barrio de 2017 todo un alivio. «De momento está saliendo todo rodado y esperamos que siga así», esperan los jurados. Para Carlos y Luisa, el Catapán fue un día muy intenso y especial que vivieron junto a sanjuaneros, vecinos y colaboradores. Entre todos los miembros de la cuadrilla, de la gran pandilla de amigos que también vive las fiestas con mucha unión, «no sé si al año que viene, pero más tarde que temprano alguno será jurado porque ganas no faltan...», detallan.

Para la decoración del local han confiando en «amigos que tienen mano para eso». Cuando entraron y vieron una pared tan larga pensaron en hacer un homenaje al barrio de San Pedro, con una vista global desde el Castillo, desde la plaza Mayor a los Arcos de San Juan de Duero, que son una parte importante en la ambientación de la Cruz y San Pedro. También hay muchas fotos de la pandilla de amigos en las fiestas, que reflejan su evolución y su crecimiento, con la llegada de los niños, en los últimos años. El logo, de Íñigo Romera, muestra también los Arcos de San Juan de Duero junto al río, detalles de la cuadrilla y del propio cartel.

Como comenta el jurado, en el local se ha querido también destacar «el día más alegre de San Juan, el Viernes de Toros», con una ilustración desde dentro de un palco de la plaza. Es una jornada muy importante para la gente de la cuadrilla, sobre todo para la pandilla de amigos, que tienen la tradición de vivirlo con su camiseta naranja sanjuanera, desde los toriles, en el ruedo, de comida y de jarana todo el día.

Además, se da la circunstancia de que Carlos nació un Viernes de Toros y que este año su cumpleaños vuelve a caer en el día más gamberro de las fiestas. Además del viernes, para Carlos y Luisa también es especial el Domingo de Calderas, cuando desfilan con trajes regionales junto a sus hijos. Y para la jurada el Jueves la Saca es también un día muy grande para Soria.

Ambos han vivido las fiestas desde pequeños con sus familias y siempre han sido muy sanjuaneros. El padre de Luisa fue cuatro cuando ella era pequeña y recuerda haber ido desde siempre a todos los actos, al igual que Carlos. Al comenzar su relación, mantuvieron su pasión por San Juan y es lo que ahora transmiten a sus hijos, como hicieron sus padres con ellos.

Para los jurados de La Cruz y San Pedro, las fiestas ofrecen la posibilidad de «expresar un sentimiento muy arraigado en Soria. Tras un año trabajando, la ciudad se transforma con una fiesta abierta a todo el mundo y de calle...». «Valonsadero es un sitio especial y todos los sorianos debemos ser responsables de su cuidado.Empiezan las fiestas y lo vemos muy bonito, como un lugar mágico, pero hay que tener cuidado y no generar tanta basura», insiste el jurado.

A los vecinos del barrio les transmiten que «vamos a intentar poner todo de nuestra parte para que esto salga bien, con buenas dianas, buena música, abiertos a sugerencias... Es importante que la fiesta continúe y sin ellos sería imposible. San Juan es por y para el pueblo. Nosotros hemos dado el paso para organizar la fiesta y ellos deben disfrutarla». Un avance ha sido, según explica Carlos, solicitar urinarios para las cuadrillas en días como el Catapán o los Agés, a petición de los vecinos. Algo que se ha conseguido.

De la actualización de las ordenanzas en la que ya trabaja el Ayuntamiento esperan «que se conserven los usos y costumbres, las tradiciones que vienen de muy lejos. La esencia no debe cambiar». «Hay cosas obsoletas y poco claras que sí deberían modificarse, como el tema polémico del acceso al cargo. Creemos que es necesario dejar las cosas claras e intentar que haya más igualdad», apuntan.

Outbrain