La rehabilitación compromete dos terceras partes de su presupuesto

Las 16 ayudas concedidas provisionalmente hasta junio mueven ya casi 100.000 euros

Vista de la zona de San Pedro.
Luis Ángel Tejedor

JOSÉ ÁNGEL CAMPILLO

A buen ritmo, aunque no tanto como en el excepcional año pasado. Las ayudas de rehabilitación del Casco Histórico consumieron gran parte del presupuesto del ejercicio durante el primer semestre del año. A dos terceras partes de la partida de 150.000 euros ascienden los expedientes comprometidos mediante la aprobación provisional. Son 16 las ayudas concedidas de enero a junio, según se desprende de la recopilación de las concesiones a través de la Junta de Gobierno. Estas subvenciones para reformar inmuebles y posibilitar también una eficiencia energética movieron 99.104 euros en los seis primeros meses del año.


Por su parte, las ayudas resueltas de manera definitiva una vez demostradas las ejecuciones suponen 25.414 euros. El Ayuntamiento autoriza así el pago de cuatro proyectos de rehabilitación.


Por ahora el desembolso más cuantioso se centra en las obras de un inmueble del Calaverón, concretamente en la calle Fuerteventura. A 17.446 euros asciende la cantidad para este punto. Las otras tres ayudas abonadas han tenido como destino propiedades de las calles Moncayo, Real y Obispo Acosta, las tres en San Pedro.


Por su parte, de los programas autorizados, la cuantía más elevada vuelve a dirigirse al Calaverón, a un edificio de la calle Virgen del Espino. Se trata de 24.341 euros, que superan por un amplio margen la segunda concesión más abundante, en Obispo Acosta, con 16.227 euros. Las subvenciones medias suelen rondar el entorno de los 3.600 euros, aunque también las hay de 6.000 y 9.000. La colaboración más modesta en el periodo ascendió a 1.640 euros.


En el entorno del centro los particulares han promovido perfeccionamientos en viviendas de Sanz Oliveros, el Olivo y Bernardo Robles. Real, Obispo Acosta, Los Mirandas, Cinco Villas, Costanilla del Matadero y Pozo Albar han sido las ubicaciones en San Pedro. En el Calaverón, además de los mencionados, ha habido reformas en Caballeros y Bienvenido Calvo.


Las ayudas de rehabilitación, a través de la fórmula del Área Preferente de Ecoinversión, siguen en 2018 suscitando el interés de propietarios y comunidades. Eso sí, no con la intensidad que se advertía a mediados del año pasado. Y es que de enero a junio de 2017 el dinero comprometido sobrepasaba con creces la partida de 150.000 euros, al llegar a 252.383 la cantidad autorizada. Entonces constaban nada menos que 33 aprobaciones provisionales para Estudios, Santa Mónica, El Collado, Moncayo, Isabel Rebollo, Condes de Lérida, Fuente de Cabrejas, San Juan de Muriel, Teatro, Zapatería, Sanz Oliveros, Betetas o Aguirre, entre otros espacios de la ciudad.


En cuanto a las ayudas abonadas, eran ya 17 a mediados de año, por un importe de 124.702 euros. Así, habían concluido y estaban justificadas las ejecuciones en lugares como Postas, Santo Tomé, Alberca, Real, Fuente de Cabrejas, Levante, Cortes o Santa Mónica, entre otros.


El Consistorio mantuvo hasta 2015 una línea de subvenciones para rehabilitar viviendas que movilizaba 90.000 euros. A mediados de ese año se produjo el incremento hasta los 150.000 y cambiaron las bases al sistema del Área Preferente de Ecoinversión.


Bajo esta denominación se asumían dos cambios. Por una parte, en la zonificación. Por otra, en los conceptos subvencionables. El Área Preferente va más allá de la definición administrativa del Casco Histórico, al englobar sus aledaños bajo el Espino, la ladera del Castillo, el tramo de construcciones contemporáneas de Zapatería y el área frente a la concatedral y hasta el puente de piedra.


En cuanto a los conceptos subvencionables, se incorporaron las mejoras de eficiencia energética e inclusión de fuentes alternativas. Junto a estos, los habituales de una rehabilitación de viviendas: estructuras, mejoras del uso residencial y de las condiciones de habitabilidad y redes generales.


Desde la finalización hace años del programa del Área de Rehabilitación Integrada (ARI), el Consistorio sostiene en solitario el apoyo para que los particulares puedan acondicionar sus viviendas. Antes de que acabe el año se espera formalizar un plan similar (Área de Regeneración Urbana), es decir, con la colaboración además de la Junta y el Ministerio de Fomento.

Outbrain