Heraldo-Diario de Soria

Deportes

AÚPA NUMANCIA

Un primer cuarto con Los Pajaritos como mejor motor

El Numancia completa la primera docena de partidos de la temporada con 16 puntos, gracias a su versión como equipo local

07/11/2018 LUIS HDEZ. CASADO

Cumplido el primer cuarto de la temporada (una docena de jornadas), el Numancia se acomoda en la zona media de la clasificación, undécimo puesto, gracias a su mejor versión en Soria. El campo de Los Pajaritos se ha convertido en el motor del equipo a la hora de sumar puntos, trece de los 16 que proyecta en la tabla, en contraste con sus salidas de las que no se ha traído ninguna victoria. Sí tres empates que completan sus números en este arranque de la competición: cuatro victorias (Elche, Extremadura, Zaragoza y Tenerife), todas en casa; cuatro empates, uno en casa (Cádiz) y tres lejos de Soria (Córdoba, Sporting y Osasuna) y cuatro derrotas, una en casa (Almería) y tres como visitante (Lugo, Las Palmas y Málaga). Una trayectoria que es el reflejo del desequilibrio existente entre las dos versiones del conjunto soriano. Más solvente y fiable en casa y con muchas dificultades para imponerse y no salir muy perjudicado de sus desplazamientos.

En una temporada repleta de cambios y novedades, tanto a nivel deportivo con otro cuerpo técnico y varios fichajes en la caseta rojilla, como institucional con presidente y propietarios nuevos, después de una docena de encuentros, uno de los aspectos a destacar es la complejidad de asentar un modelo de juego diferente. La libreta de Aritz López Garai se ha encontrado con las dificultades lógicas de su asimilación para un grupo que venía, en buena parte, de otro modelo diferente y que les llevó casi al ascenso el pasado curso. La plantilla se ha reformado, pero queda un puñado grande de aquellos efectivos. Tanto los del pasado ejercicio como los refuerzos se han sometido a un periodo de adaptación que se ha definido como una montaña rusa por las diferencias a casi todos los niveles, pero sobre todo de resultados, cuando el equipo juega en casa o lo realiza como visitante. La última cita frente al Tenerife quizás sea la más redonda de todas las jornadas disputadas por el modo de ganar, la consecución de los goles, la capacidad para dejar la portería a cero o por el control del balón, que en esta ocasión se reflejó en llegadas y ocasiones en el área rival y no en una posesión inocua y estéril como en alguno de los encuentros de este tramo liguero donde un mayor dominio no se ha traducido en un buen resultado.

Asimilar un nuevo estilo no es fácil y las victorias son las que dan el poso y el crédito para insistir en la idea de juego. Encerrarse únicamente en ese modelo tampoco es efectivo cuando los rivales esperan esa fórmula de juego y se aprovechan de los errores en la transición o de las pérdidas de balones. La iniciativa tiene un precio y el Numancia ha pagado un canon alto en esta primera fase. Por este motivo, atender a un segundo plan no significa ninguna renuncia y el cuerpo técnico ha variado en ocasiones su primera idea para buscar el objetivo de la victoria. Un juego más vertical también lo ha desarrollado aunque no siempre ha encontrado reflejo en el marcador. Una opción que permite cambiar la variante de un fútbol más elaborado, de más toque, con el que los rivales se plantean esperar las evoluciones del Numancia de López Garai. Un factor sorpresa a tener en cuenta.

El gol es uno de los condicionantes de este primer cuarto. El conjunto soriano ha anotado una docena de tantos, a una media de uno por partido aunque en cuatro no vio portería, y ha recibido 15, con cinco encuentros manteniendo su marcador a cero. Del alocado e incontrolado inicio anotador de la temporada, siete goles en contra y seis a favor en los tres primeros partidos, se ha pasado a un intento de control en lo que se refiere a la portería propia, con resultados satisfactorios, sobre todo en casa porque lejos de Los Pajaritos todo parece diferente. Los dos tantos frente al Tenerife compensan un poco la diferencia existente entre los conseguidos a través del juego habitual, de combinación en acciones de balón en transición, y los del recurso, de vital importancia y cada vez más relevante, de la estrategia y el balón parado. En este apartado, el Numancia se ha convertido a su vez en víctima de la pizarra de sus rivales encajando en más de una oportunidad.

Las lesiones también han tomado protagonismo en el desarrollo de esta fase de la temporada. Un total de diez jugadores se han perdido, al menos, una jornada por motivos de dolencias físicas. Esta circunstancia ha obligado a la constante variación en las alineaciones pese a contar con un grupo de futbolistas más o menos fijo en su once tipo. Juan Carlos y Atienza lo han jugado todo. Los únicos. Apartir de ahí, las modificaciones han llegado desde el acompañante del central andaluz hasta el punta de ataque. Casi fijos en el esquema son Medina, Escassi, Fran Villalba, Diamanka, Mateu, Oyarzun, Yeboah y Guillermo. Todos se han perdido algún encuentro por todas las razones posibles, en el apartado técnico, sancionador o de lesiones. Su ausencia ha ofrecido oportunidades a jugadores como Kako, Markel, Luis Valcarce, Ripa, Higinio, Viguera, Dani Calvo, Larrea, Nacho o Noguera. En menor medida, Carlos Gutiérrez ha participado muy poco debido a las lesiones y Grego y Jordi Sánchez apenas cuentan para el técnico que ha utilizado un total de 23 efectivos.

Equidistante

El Numancia se mueve en una posición equidistante con la zona alta de la clasificación y con el peligro de la parte baja. Cuatro puntos le separan de dos de los puestos de la promoción de ascenso, el quinto y el sexto, Albacete y Las Palmas, respectivamente, y cinco puntos con dos de los equipos inmersos en posiciones de descenso, Zaragoza y Córdoba. En este primer tramo de la temporada, el conjunto soriano no ha superado la séptima posición, lograda en la jornada inaugural, pero tampoco ha caído a los puestos de peligro. Su peor clasificación la registró en la tercera y en la sexta jornada al situarse en el puesto decimosexto tras perder en Lugo y empatar en Pamplona, respectivamente. Su recorrido le ha llevado por la zona media de la clasificación, siempre alcanzando los picos de mejor posición tras los partidos disputados en Los Pajaritos. Las victorias le han aupado a puestos más airosos. La falta de un mayor número de puntos como visitante no ha conseguido el impulso necesario para superar la zona media. La derrota en casa frente al Almería también le frenó en sus aspiraciones y ese resultado adverso no encontró una corrección lejos de casa donde las dos últimas salidas se han saldado con dos derrotas consecutivas. Frente al Tenerife, la necesidad de ganar aumentaba por la situación clasificatoria, cercana a los puestos de descenso.

El calendario del Numancia le ha medido a conjuntos de todos los perfiles. Se ha enfrentado al Málaga cuando ocupaba el liderato de la competición, el domingo lo hará frente al Granada que ocupa ese primer puesto en estos momentos, y a equipos de la zona baja, como el Extremadura, el Zaragoza y el Córdoba, los tres en puestos de descenso, y el Tenerife, el que marca la frontera con la zona roja de la clasificación. Almería, Elche, Cádiz, Sporting, Lugo, Las Palmas y Osasuna también han medido el potencial del grupo de López Garai en el primer cuarto de la competición. Durante este periodo, no ha sumado ninguna victoria en sus desplazamientos por lo que se ha convertido en un objetivo evidente. El pasado curso, con 19 puntos en doce jornadas, tres más que la presente, el Numancia ocupaba la octava posición sin haber ganado lejos de Soria. Su mejor valor residía en los partidos como local, cinco victorias y una derrota, y en que cedió menos puntos como visitante, cuatro empates y dos derrotas. A lo largo del resto de la temporada, su fortaleza en casa marcó su trayectoria. Lejos de Los Pajaritos ganó en tres salidas lo que le valió para finalmente meterse entre los seis primeros de la competición. El factor corrector como visitante, por si pierde fiabilidad en su campo, debe aparecer cuanto antes, además de evitar problemas en próximas semanas. La primera vuelta finalizará con nueve partidos más de los que debe jugar cinco como visitante, Granada, Mallorca, Deportivo, Alcorcón y Reus, y otros cuatro como local, Rayo Majadahonda, Gimnàstic de Tarragona, Albacete y Real Oviedo. Un camino donde la igualdad saltará una vez más como planteamiento inicial entre todos los enfrentamientos. La dificultad es máxima en un campeonato con una fractura más acusada entre la parte alta y la zona de descenso.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

Heraldo-Diario de Soria ~ Mobile