Heraldo-Diario de Soria

Provincia

CULTURA

Jiménez y Santana recogen los premios poéticos de la Diputación

Los autores coinciden en que la música y el ritmo marcan las obras galardonadas

21/02/2015 Toño Carrillo

Santana y Jiménez posan flanqueando a Pardo.Santana y Jiménez posan flanqueando a Pardo.

ÁLVARO MARTÍNEZ

El poeta conquense Pablo Jiménez recogió ayer en Ólvega el premio Leonor de poesía de la Diputación Provincial, mientras que la valenciana Amparo Santana hizo lo propio con el Gerardo Diego para autores noveles. Acompañados por el presidente de la institución, Antonio Pardo, ambos coincidieron en que la música y el ritmo inspiraron sus obras galardonadas.

Jiménez explicó que su poemario ‘Círculos’ es «de contenido crepusculario, con todo lo que signifique esta palabra». El autor definió su obra como «un libro muy formal en el aspecto técnico» y se definió como «un poeta muy adscrito a la lírica». La obra «profundiza en la pérdida de ideales, en los desvanecimientos que causa el tiempo que pasa», si bien reconoció que la temática de la poesía suele ser similar.

Asimismo destacó que se había animado a concurrir al premio Leonor de la Diputación «por estar establecido desde hace 33 años», con una «buena nómina de poetas» en su palmarés y teniendo en cuenta que «la advocación de Leonor nos remite a Antonio Machado».

«Llegué a la poesía desde muy pequeño, pero sobre todo he entrado en la poesía de la mano de la música». Con estudios de piano y solfeo «los conocimientos musicales tuvieron mucho que ver». De hecho en ‘Círculos’ «hay cierta relación con la música de cámara» y sus movimientos.

Por su parte Santana, vencedora del Gerardo Diego gracias a su ‘Línea helicoidal’, explicó que «me lo esperaba en la medida de que envié el material, pero piensas que no es posible» resultar elegida «para protegerte». Tras agradecer el «enorme honor» a la Diputación y destacar que se mantienen los premios y la dotación en tiempos difíciles, explicó que su obra toca los temas ‘clásicos’ de la poesía como «el amor, la muerte o la existencia».

El poemario se divide en tres partes y de hecho el jurado destacó la diversidad que muestra el compendio. Con el existencialismo como nexo, la primera parte titulada ‘Casi paisajes’ afronta la vida desde sus escenarios. La segunda parte, ‘Libro azul’, «es existencial pura». El último de los fragmentos de la obra, ‘Luces de neón’, «es más bien de amor-desamor».

Santana comenzó en el mundo de la poesía como «lo típico en la adolescencia». No obstante, por motivos familiares y laborales «pasé muchísimos años sin escribir nada y hace 10 años lo retomé». La febril actividad lírica de Valencia afianzó este regreso.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

Heraldo-Diario de Soria ~ Mobile