Heraldo-Diario de Soria

Soria

CLIMA

Soria bate 12 récords de calor desde 2015 y cinco meses marcan su tope

La provincia sigue hoy y mañana en alerta amarilla con máximas de hasta 37 grados

22/07/2019 ANTONIO CARRILLO

Una persona se hidrata en la jornada de ayer en el cerro de la Muela.Una persona se hidrata en la jornada de ayer en el cerro de la Muela.

MARIO TEJEDOR

Soria afronta hoy su segundo día seguido en alerta amarilla por altas temperaturas y mañana la situación continuará. Los más mayores insisten en que ‘antes no hacía tanto calor’. ¿Es cierto? ¿El calentamiento global se manifiesta en Soria con claridad? Los datos oficiales dicen que sí, que las cifras que se alcanzan en los últimos tiempos se salen de lo normal.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) cuenta con datos desde 1920 (prácticamente un siglo) aunque en el caso de la capital algunos datan de 1943 y otros, como el viento, se atesoran desde 1961. En los últimos cinco años se han batido 12 récords de temperatura, todos ellos por registrarse medias mensuales y máximas más elevadas que nunca. Respecto a los hitos por frío, poco o nada ha cambiado en las últimas décadas.

Hay otro detalle significativo. En cinco de los 12 meses del año sus ediciones más calurosas se han medido de 2015 a esta parte. Mientras los récords de frío de cada mes se concentran entre 1945 y 1992, los de calor tienen hitos en 2015, 2016, 2017 y, en dos ocasiones, en el reciente 2018. Si, los datos mensurables y oficiales señalan que el calentamiento provincial es un hecho.

El mes de enero con la temperatura media más alta desde que hay registros en Soria fue el de 2016, con cinco grados sobre cero. El mes de julio más cálido fue el de 2015, con una media de 23,2 grados. El septiembre más caluroso fue el último, el de 2018, con una media de 19,7 grados para dar la bienvenida al otoño.

En noviembre, el récord de calor está marcado en 2017, cuando la temperatura media se fue hasta los 14,8 grados, un dato que no se alcanza en algunos meses primaverales. Y en diciembre de nuevo hay que mirar al reciente 2018 para encontrar el récord, dado que en el último mes del año la temperatura media fue de 6,7 grados. Como se puede observar, hay meses de invierno, de verano y de otoño entre los que están batiendo registros y no es cosa de una única estación puntual. Todo se caldea.

AL FILO DEL HITO

El resto de récords de calor de los últimos años también evidencian que hay un cambio climático y, por mucha naturaleza bien cuidada que tenga la provincia, no se libra. Por ejemplo la temperatura máxima registrada nunca en junio se midió hace menos de un mes, el día 29. Se llegó a 37,9 grados, superando en nueve décimas un récord anterior de hace más de cuatro décadas. El récord absoluto en la capital está en 38 grados exactos y se produjo en julio. Una décima –y un mes antes– impidieron marcar nuevo dato histórico.

También en este mismo año, el 23 de febrero se registró la máxima temperatura jamás vista en un segundo mes del año. En pleno invierno se midieron 21,8 grados en una tierra conocida por su frío. La máxima histórica de marzo también es relativamente reciente y data del día 10 en el ejercicio 2017. Se midieron 25,4 grados en una fecha que según el calendario es invernal.

Abril es hasta ahora uno de los meses donde las cifras del último lustro no han traído grandes cambios y se mantiene la normalidad. Mayo, no. La temperatura máxima histórica se midió en el cercano 2015, con 32,7 grados en un día 13. Ese mismo año marco su mínimo histórico en precipitaciones, con sólo 12 litros por metro cuadrado en todo el mes primaveral.

En 2017 junio batió el número de días de tormenta (10) y un año después era mayo (11) quien evidenciaba que también la lluvia cae de otra forma. Y aunque el récord de nubes negras se forjase un mes antes, nunca había llovido tanto en junio como lo hizo en 2018, con 158 litros por metro cuadrado. Para hacerse una idea, son unos 30 litros más que en un otoño entero dentro de las medias.

Los otros dos récords recientes son la media de las máximas más alta en un mes de octubre, con 23,2 grados en 2017 cuando San Saturio y El Pilar suelen ser frescos; y la media de las máximas más altas en un mes de diciembre, medida precisamente en el último, el de 2018. Llegó a 6,7 grados.

Obviamente la actual alerta amarilla por calor, que seguramente la Aemet prolongue hasta el jueves, no tiene por qué ser tanto fruto del cambio climático como de acercarse al ecuador del verano. Aún así se prevén máximas de hasta 37 grados en el sur y de 36 e el centro y norte de la provincia. Teniendo el récord histórico en una jornada de 38 grados, no son cifras para que el soriano descuide hidratación y sombra. De 13.00 a 19.00 horas, mucho mejor al fresco.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

Heraldo-Diario de Soria ~ Mobile