Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Centinelas del patrimonio

Trabajan ante emergencias para proteger los bienes culturales de incendios, inundaciones y otros desastres / En sus primeros meses, la Unidad de Gestión de Riesgos y Emergencias de Patrimonio Cultural ya ha salvaguardado un patrimonio que «es el legado común de todos»

ALICIA CALVO / VALLADOLID
24/10/2017

 

Actúan en los primeros instantes, «cuando el caos produce más daño». Son los centinelas del patrimonio, quienes velan por que los desastres naturales y las situaciones de emergencia no arrasen con los bienes culturales de Castilla y León.

Nacieron como equipo hace menos de un año y son el tercero del país. Sólo existe otro en Murcia y uno del Ministerio a nivel nacional.

Desde el pasado noviembre, la Unidad de Gestión de Riesgos y Emergencias de patrimonio Cultural de Castilla y León (Ugrecyl), con Cristina Escudero a la cabeza, comenzó a trabajar para salvaguardar todos los tesoros históricos y artísticos repartidos por la Comunidad ante situaciones de desastre, como inundaciones, vandalismo, incendios en edificios del entorno urbano o forestales. «Son situaciones sobrevenidas que pueden destruir el patrimonio rápidamente», explica Escudero.

La coordinadora indica que su trabajo no se basa tanto en la intervención, como en la gestión de crisis. «Las 72 horas posteriores a un evento catastrófico son las más importantes para frenar los deterioros y corregir los problemas que puedan surgir». De ahí que la «inmediatez» resulte fundamental y que trabajen en orientar durante esos minutos.

Cita la responsable de la unidad un ejemplo práctico para exponer su labor: «En una iglesia afectada por el fuego, los propios sistemas de extinción (por agua) pueden dañar los bienes. Los ciudadanos a veces quieren ayudar limpiando u ordenando y es cuando se producen más destrozos. Si no tienen conocimientos técnicos, no sabrán qué se debe hacer».

En esto consiste su actividad, en asesorar y determinar cómo recuperarlo. «Un retablo afectado por agua, requerirá aplicar un sistema de ventilación y secado controlado para evitar encogimientos de la madera o proliferación de microorganismos», señala.

La Ugrecyl protege bienes de muy distinto tipo, desde etnográficos, como los chozos de los pastores; a arquitectónicos (catedrales, monasterios, castillos); industriales, como los asociados a la minería; o paisajes y espacios culturales, como Las Médulas y Atapuerca, y «un vasto patrimonio arqueológico, que comprende desde yacimientos hasta arte rupestre».

Pero en tierras castellanas y leonesas, si algo ha amenazado el paisaje y sus componentes en el último año han sido las llamas. En un puñado de esos feroces incendios forestales que amenazaron poblaciones este verano, justo cuando se encontraban activos varios a la vez, como el que arrasó más de 10.000 hectáreas en la comarca leonesa de La Cabrera, el que afectó a la zona de Fermoselle (Zamora) o los de Hoyocasero y Puente Congosto, en Ávila y Salamanca, los servicios de emergencias colaboraron con esta unidad, que ofreció sus indicaciones a los técnicos en los casos que fue preciso.
La comunicación entre ambos servicios es uno de los secretos para mantener en marcha el engranaje de la Ugrecyl, dependiente de la Consejería de Cultura. Igual que el intercambio de información con el Servicio de Defensa del Medio Natural, de la Consejería de Fomento.

Como no pueden acudir a todos los puntos conflictivos, el trabajo previo se basa –como en esos casos– en valorar cuáles de esos incendios pueden afectar al patrimonio y cuáles, por las características del fuego, han podido producir daños. «Porque no todos los producen sobre el patrimonio cultural», matiza Escudero.

Para responder a ambas preguntas, reciben información puntual de cada incendio que se produce y lo contrastan con la base de datos de patrimonio georreferenciado del que disponen, que refleja tanto los Bienes de Interés Cultural (BIC) –a los que se confiere el máximo nivel de protección–, como el resto de los bienes. «Así sabemos si tenemos patrimonio en el área de afectación y, valorando el tipo de incendio y la vegetación, determinamos en qué situación se encuentra y si es necesaria una visita sobre el terreno».

Ante los graves fuegos de este verano, decidieron desplazarse, entre otros, al del sur de la provincia salmantina para realizar una valoración más pormenorizada. «En una batida hallamos restos arqueológicos en superficie que se recogieron para evitar sustracciones y para evaluar daños».
En otros casos, se limitaron a dar directrices. «No evitas que se produzca el incendio, pero sí que los daños sean importantes», indica la coordinadora.

En el suceso de Fermoselle no llegaron a desplazarse porque, explica, «aunque se ponía en riesgo el conjunto histórico de la villa declarado BIC, no hubo afección porque los propios servicios de extinción tienen como prioridad que no llegara al núcleo urbano», relata Cristina Escudero.

Para llegar a todos los rincones necesarios, la unidad cuenta con la colaboración de los técnicos de cada uno de los servicios territoriales porque la Ugrecyl la forman tres técnicos especialistas, cada uno, en distintas disciplinas: arquitectura, restauración y arqueología. Disponen, además, del refuerzo de dos asesores técnicos, uno procedente del mundo de emergencias, y otro de recuperación del patrimonio. 
Escudero explica que con esta unidad se revierte la tendencia tradicional y, en vez de centrarse en la restauración, se prima la conservación.

Por ello, otra de las prioridades de este equipo consiste en la elaboración de medidas de protección. Uno de los proyectos orientados a adelantarse es el iniciado en la zona arqueológica de Siega Verde, donde comenzó campañas encaminadas a la prevención de incendios, realizando el «desbroce para retirar el combustible vegetal, que puede producir problemas en caso de incendios». Así, asevera Escudero, «si en Siega Verde hubiera un incendio pasaría rápidamente sin generar altas temperaturas, que es lo que puede dañar la madera».

Además de medidas preventivas, dedica esfuerzos a la formación, tanto de cuerpos de seguridad, de bomberos, del personal de la Unidad Militar de Emergencias (UME), con la que colaboran estrechamente, como de los técnicos culturales.

La coordinadora explica cómo la relevancia de recuperar el patrimonio cultural supera el valor material y atañe a otra parcela más íntima, relacionada con la identidad. «En grandes catástrofes, como el terremoto de México, la recuperación de estos bienes favorece la sensación de normalidad, es casi como un proceso catártico», indica.

Subraya Escudero que, al fin y al cabo, se trata «del legado común de todos los ciudadanos».

Última hora

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria