Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La «escasez» de docentes de apoyo merma la atención a alumnos en el 40% de los centros

Un informe internacional detecta «falta de personal capacitado» para atender a estudiantes con necesidades

MAR PELÁEZ VALLADOLID
14/07/2019

 

Se llaman Sandra, Laura, Yaiza, Martín, Tom... y forman parte de ese ‘arco iris’ de 28.621 alumnos de todos los niveles educativos que necesitan en Castilla y León de un apoyo extra para sortear cada día sus necesidades particulares. Representan ya el 8,2% del total del alumnado que se sienta en las aulas, y creciendo. Solo durante el curso 2017-2018, la cifra se incrementó prácticamente en un 3%, según la última encuesta publicada por el Ministerio de Educación.

El dato, trasladado a una clase tipo de 25 compañeros, supone que dos alumnos por aula precisa apoyo y, sin embargo, «no siempre encuentran esa atención específica o no de la calidad e intensidad requerida».
El número crece, también el abanico de la diversidad, pero «faltan profesores de apoyo en los centros, personal capacitado para atender a alumnos con necesidades y formación específica de los docentes». Lo dicen y repiten los responsables de los sindicatos educativos de la Comunidad y lo confirma ahora el informe internacional Talis 2018, promovido por la OCDE y publicado por el Ministerio de Educación para da voz a docentes y directores.

Este estudio alerta de que el 41% de los centros de Primaria y del 31% en Secundaria de Castilla y León presenta «escasez de personal de apoyo», algo que constituye el «primer obstáculo para la calidad de la enseñanza». Aún así, Castilla y León no resulta ser la Comunidad peor parada quizás, como aclara Elena Calderón, secretaria de Educación de CCOO, «por la dispersión de la Comunidad». Cuenta, como indica el informe Talis y remarcan desde la Consejería de Educación, con una persona de apoyo pedagógico por cada 9 maestros o una por cada 16 profesores, mientras que España presenta peores ratios: un apoyo por cada 11 maestros o uno por cada 20 profesores de Secundaria. Pero los ratios en la Comunidad resultan inferiores al promedio de los países de la OCDE.

A esto se une que dos de cada diez directores afirman que la calidad de la enseñanza en su centro educativo se ve mermada «por la falta de personal competente para enseñar a estudiantes con necesidades educativas especiales»; porcentaje que se incrementa hasta el 23% en el caso de los institutos de Secundaria.

Y es que el problema viene de la raíz. No se sienten ‘competentes’ porque carecen de formación. El 44% de los docentes de Primaria y el 64% en Secundaria lamenta que «no ha recibido en su educación formal» competencias «para enseñar en un entorno de capacidades dispares»; algo que constata Jesús González, de UGT, quien reclama que «se modifiquen los planes de estudio y se incluyan estas competencias en la carrera».

En su época estudiantil, pero tampoco a lo largo de su carrera docente se forman en diversidad. De hecho, un 43% declara que no ha participado en actividades sobre enseñanzas a alumnos con necesidades. No lo han hecho, como apunta González, porque la formación específica en Castilla y León es «voluntaria» y porque, «a diferencia de otros funcionarios, estos se deben forman fuera de su horario laboral», añade la presidenta de Educación de CSIF, Isabel Madruga. «Debería ser una obligación de la empresa, la Consejería de Educación, dar formación a sus docentes para atender a las nuevas y crecientes necesidades del alumnado», subraya la portavoz de Stecyl, Christina Fulconis.

Ante esta realidad, tanto los equipos de orientación educativa -equipos externos a los centros de Primaria e itinerantes-, como los especialistas en Audición y Lenguaje y Pedagogía Terapéutica en el propio centro y los departamentos de orientación en los institutos se sienten «desbordados».

«No llegan a todo. No son capaces de atender todas las necesidades», apostilla Madruga. Sobre los equipos de Infantil y Primaria recae el peso de valorar y evaluar a cada alumno con necesidad de los centros que tiene asignados y por los que itineran, elaborar informes, proponer las medidas y el cauce de intervención, hablar con los especialistas (Audición y Lenguaje, y Pedagogía Terapéutica) de los centros, con las familias, cuando no dar pautas y formación al tutor sobre cómo actuar con su alumno... «A algún centro solo puede asistir media mañana o cada quince días», comenta Fulconis.

Todos coinciden en que la «escasez de personal» conlleva, además de esta «sobrecarga», el peligro de que existan alumnos con dificultades que «no sean valorados», que «tarde en llegar esa atención» o que «no reciban la intervención en la intensidad y calidad que requieren».

Por ello Fulconis reclama «más profesionales en esos equipos para que puedan elaborar los informes con más celeridad y que los alumnos estén atendidos desde el minuto uno en que se detecta una necesidad». Por no hablar «de la excesiva burocrarización a la que les somete la Consejería de Educación», apostilla González, partidario de que se contrate personal auxiliar que realice esas tareas administrativas que «quitan tiempo a los orientadores de lo que realmente es su función».

Cuando el informe de valoración llega a los AL y a los PT, en muchos casos itinerantes también, se ven obligados a «estirar su horario», máxime cuando «ha habido un tremendo recorte de plantilla, aunque la Consejería lo niegue», afirma Calderón. «Se necesitan más especialistas para que entren en las aulas para dar apoyo al alumno, que ayude al tutor, y que puedan realizar una labor no sólo de atención sino de prevención», recalca Madruga. «Y que se baje a 15 la ratio de profesor-alumno por aula», sostiene Fulconis, ya que sólo así se podrá dar «una atención individualizada al alumno con necesidades y al que no la tiene», concluye Madruga. «El beneficio sería para todos».

Sobre el papel, el II Plan de Atención a la Diversidad recogía una batería de medidas para corregir esos déficits, sin embargo, como apunta Fulconis, «está en dique seco», de ahí que inste a «la nueva Consejería de Educación «a abordarlo con urgencia». «No nos han presentado el desarrollo del plan, ni sabemos con cuántos recursos más vamos a contar, cuáles serán las ratios de especialistas por alumno, ni cómo apoyarlos dentro del aula».

 

Última hora

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria