Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

TODODEPORTE

La Constitución del deporte soriano

Hace cuarenta años, Soria era la única capital de España sin campo de fútbol ni pistas de atletismo, el deporte federado era una excepción y la mujer luchaba por hacerse un hueco / Ahora es otra historia

Sara I. Belled
06/12/2018

 

Soria. 1978. Un jovencísimo Abel Antón, con 16 años, es preseleccionado para acudir al Cross de las Naciones en Irlanda; se presenta en Soria el primer San José que décadas después iba a dejar su sello en Europa; la almazuleña Teresa López empieza a meter la cabeza en la selección nacional de voleibol también con apenas 16 años y el Numancia se sacude unas cuantas malas temporadas y se encuentra con el Almazán en Tercera división, donde pitaba en aquella época Ángel Calvo.

El deporte soriano estaba en ebullición cuando en las esferas política y social españolas se gestaba la Constitución, que tal día como hoy fue ratificada en el Congreso de los Diputados hace cuarenta años con un rotundo «sí» de la sociedad soriana, que votó a favor con un 87,5% de los votos y una participación del 73,5% del total de los 80.865 mayores de 18 años. Los borbotones, no obstante, llegaron después. «En la actual etapa democrática es cuando podríamos decir que se produce el boom del deporte en Soria y se construyen las primeras instalaciones deportivas, como el campo de atletismo de Los Pajaritos y algunas iniciativas privadas como el complejo de Cadosa, que hace ya años que dejó de funcionar». Explica Joaquín Alcalde, periodista y estudioso del deporte soriano, que uno de los grandes cambios acontecidos en el deporte fruto de la transición española ha sido la mejora y aumento de polideportivos, pistas, campos de fútbol… Pero tardaron en llegar.

«Entonces en 1978 no había más que el campo de San Andrés, el viejo, que estaba en un estado de deterioro prácticamente desde su inauguración». Cabe recordar que el Numancia terminó jugando en el San Juan de Garray. También que el club Cañada Honda con el que Antón daba vueltas y vueltas a la Dehesa se había gastado en octubre junto a la federación provincial unas 100.000 de las antiguas pesetas al tener que desplazarse a Logroño por carecer Soria de pistas de atletismo. María Jesús Maján, Alberto Caballero o el joven Antón sufrían las adversidades que conocía bien, no tanto por su corta trayectoria sino por sus logros, el veterano Casimiro Rodrigo, ese año campeón de España de cross de 55 a 60 años y de 5.000 metros.

Farolillo rojo

De hecho, la falta de instalaciones deportivas en Soria fue una queja constante en la época. El Campo Soriano empezó el año con una carta dirigida a sus majestades los Reyes Magos en la que les pedía que la provincia dejase de ser «el farolillo rojo del deporte nacional» por no poder formar convenientemente a sus deportistas con campos de fútbol ni pistas de atletismo. Además, pedía que el deporte tuviera un peso importante en los centros educativos, más allá de la mera nota a final de curso. Se hablada de «congestión deportiva». En un mismo fin de semana, contaba este mismo medio, habían tenido lugar en la capital y provincia citas de fútbol, baloncesto, balonmano, voleibol, fútbol sala y tiro al plato, en los que habían intervenido 50 equipos y 700 deportistas. Además de otros 500 apuntados a la liga de voleibol, el curso de esquí en Piqueras, la natación y la gimnasia. Y sin olvidar el campo a través o la pelota.

El polideportivo de La Juventud, inaugurado en 1969, fue la primera gran instalación de Soria capital. Hay más referentes, como el campo de La Arboleda de Almazán, que este año cumplió 50 cursos. Pero la realidad es que en localidades como El Burgo de Osma, Arcos o Ágreda había serias dificultades en este sentido, y se pedía implicación a los ayuntamientos.

En el año en el que se aprobó la Constitución era raro el pueblo que no contaba con su frontón. De hecho, sigue siéndolo ahora. Su número, que en la actualidad está censado en unos 380, se ha mantenido. No así el resto de instalaciones, que han aumentado, sobre todo en los primeros años de la Democracia, hasta rozar el millar. Hay 143 campos de fútbol, 89 pistas de balonmano, 66 de baloncesto, 57 de voleibol o 39 de tenis. Se incluye en esta lista el centro de tecnificación deportiva CAEP Soria, que desde 2002 es uno de los 43 que hay ahora en España, cuando en 1978 solo había uno en Madrid.

Más clubes

No solo fueron las instalaciones, sino que estas vinieron demandadas por los clubes, que han ido proliferando, desapareciendo después en algunos casos y asentándose en otros. El Centro Excursionista Soriano, la Sociedad Montañera Urbión, el Motor Club Numancia, el Club Ciclista Soriano, el Club Náutico Soriano, la Agrupación Deportiva Magisterio, el Club Deportivo Numancia, la Sociedad Deportiva Alto Duero, la Sociedad de Cazadores y Pescadores, el Sporting Club Uxama, y el Vespa Club de Soria eran los únicos doce clubes federados de Soria en 1970.

Hasta la llegada de la Constitución, bajo el ala de la dictadura franquista el deporte se ordenaba en Soria a través de las organizaciones del Movimiento y aunque eran muchos los deportes que contaban con ligas y competiciones provinciales y regionales (fútbol, balonmano, baloncesto, pelota, judo, motocross, tiro…), además de los Juegos Escolares, el deporte federado constituía una excepción. De hecho, en toda España han pasado de ser 1,5 millones en 1978 a 3,5 ahora los deportistas federados.

Uno de los ejemplos de la nueva etapa que trataba de hacerse un hueco en el tardofranquismo es el Club Deportivo de Ajedrez Círculo Amistad Numancia, fundado en 1971. Detrás llegaron muchos más. Aunque no fue hasta mediados de los años 80 cuando comenzó a vislumbrarse el despegue definitivo del deporte español y soriano que culminó en los Juegos Olímpicos de Barcelona’92, en los que Fermín Cacho se trajo un oro histórico en el 1.500. Las barreras que hasta entonces resistían, económicas, sociales o geográficas, parecían desvanecerse. No obstante, todavía quedaba mucho trabajo antes de que Soria pudiera ser designada como Ciudad Europea del Deporte 2019, galardón que ha obtenido este mismo año.

Deporte y mujer

La única referencia que hace la Constitución al deporte, en el artículo 43.3, alude a que los poderes públicos lo fomentarán. Lo que no implica una obligatoriedad concreta. Sí nació con la gran norma el Consejo Superior de Deportes. Aunque la Ley del Deporte, ahora en revisión, no apareció hasta 1990. Hasta entonces poco o nada había que hablar acerca de los centros de altos de alto rendimiento, de las becas o de la agencia antidopaje. Con ella, el deporte de alto nivel se considera «de interés para el Estado» como reflejo para la base y por su «función representativa» a nivel internacional.

En este sentido, por lo del reflejo para la base, uno de los mayores impulsos que ha producido la democratización del deporte en la sociedad española y soriana es el del auge de la mujer deportista. La Constitución, de hecho, nació sin conocer a una sola medallista olímpica y hubo que esperar hasta 1992 para que Blanca Fernández Ochoa se hiciera con el bronce en eslalon en Albertville (Francia).
La explosión del deporte femenino, por ello, ha sido otra de las claves de estos últimos 40 años. Ya antes de 1978 había en Soria grandes mujeres deportistas, muchas de ellas volcadas en el deporte provincial o regional y otras como Teresa López, que rompió barreras fuera de Soria. La almazuleña, primera internacional soriana, jugó con la selección española de voleibol absoluta desde muy corta edad y participó en 112 partidos hasta que a los 25 años, en torno a 1987, cambió el deporte de alto nivel por su carrera de maestra en Zaragoza, sin dejar nunca de lado el voleibol.

Esta evolución se dejó sentir también en uno de los espejos del deporte soriano, la Gala del Deporte, celebración que evolucionó con los tiempos que corrían y en la que las mujeres han tomado parte cada vez más relevante, tanto en número como en logros, hasta llegar a la época actual en la que, por ejemplo, una chica llamada Marta Pérez ha crecido empeñada en servir también de referente, de reflejo para quienes vengan detrás

 

Última hora

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria