Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

GIMNASIA RÍTMICA

Ellos también quieren su sitio en el tapiz

Algunos valientes deportistas intentan hacerse un hueco, no sin impedimentos, en la gimnasia rítmica, disciplina eminentemente femenina / En el Club Gimnasia Soria hay cuatro niños y cerca de 250 chicas

Sara I. Belled
02/02/2018

 

Aléjese de los tópicos, que ya es difícil, y piense en una disciplina en la que los deportistas, varones, que la practiquen lleven mallas y un maillot adornado con brillantes. Si le suma unos patines puede que visualice a Javier Fernández, dos veces campeón del Mundo y recientemente otras seis de Europa. Pero, ¿y sin ellos?

El del género es uno de los debates que ocupa cada vez más titulares. Buena parte de la sociedad reclama que la igualdad entre mujeres y hombres ha de ser con urgencia una realidad en todos los ámbitos. Incluido en este caso el de la gimnasia y, más aún, en la gimnasia rítmica.

«Hemos tenido niños en el club, algunos que podían haber destacado mucho, con muy buenas aptitudes y que les gustaba mucho, pero que al final lo han dejado porque les ha podido la presión». Lo explica Conchi Comas, presidenta del Club Gimnasia Soria, el único en la provincia que cuenta con presencia masculina. Son cuatro varones de un grupo de 250 pupilas, tres hacen rítmica y uno aeróbica. Así como en otras disciplinas, como el fútbol, las chicas han sido minoría, la gimnasia rítmica es un deporte en el que las categorías femeninas se llevan la mayor parte del pastel. Una situación que se une en este caso a la escasa visibilización de la disciplina y a que «lo poco que sale en la tele, siempre salen chicas», además de que «la tradición pesa mucho», advierte Vanesa García, entrenadora. Las consecuencias en el nivel más bajo, en la base, son catastróficas.

«Hemos tenido chicos otros años, pero no suelen durar porque se meten con ellos en el cole, les dicen cosas, y entonces al final nada, acaban durando un año o así y se acaban desapuntando». El relato no es aislado y no hace mucho que en el polideportivo San Andrés se vivió un triste suceso. «Probablemente el hecho de que uno se meta con el otro casi es por desconocimiento. Sin embargo, una vez que puedan conocer el deporte, lo puedan respetar».

«Perder a algunos por el camino no es fácil», advierte Comas. Por eso el Club Gimnasia Soria está trabajando para poder realizar algún tipo de actividad para dar a conocer la gimnasia entre los más pequeños como una disciplina que pueden practicar con normalidad tanto niños como niñas.

Ayer, sin ir más lejos, celebraron una jornada de conviviencia con el Club Deportivo San José, que se desarrolló en el polideportivo San Andrés y que tuvo como protagonistas a los deportistas de ambos clubes de ocho y nueve años.

«Estamos todavía luchando porque quedan muchas cosas por cambiar». Habla Rubén Alonso, un joven zamorano de 19 años que ha llegado este año al club Gimnasia Soria al comenzar sus estudios de fisioterapia en la capital. Uno de esos luchadores que descubren la gimnasia rítmica como su deporte, que se descubren tan tenaces por un sueño como flexibles encima del tartán.

«Yo hacía escalada y al lado del rocódromo estaban las instalaciones de gimnasia. Tendría 16 años y, claro, cuando las vi dije que por qué no iba yo a poder hacer esto. Así que a escondidas, sin que mis padres se enterasen, bajé al tapiz, hablé con la entrenadora y me dejaron a empezar entrenar». Tardó cuatro meses en reunir el valor para decírselo a sus padres. «No les gustó la idea. Porque, claro, qué van a decir: qué pasará, lo pasarás mal, tus amigos te dejarán de lado… Lo típico, los prejuicios».

Este joven llegó a un Campeonato de España a los nueves meses y dice que tuvo «suerte». «La verdad es que con mis padres esperábamos lo peor y al final fue al contrario, porque periódicos, la gente de la ciudad, los profesores…». Recibió el calor de allegados y no allegados y en 2016 alcanzó la séptima plaza del Nacional, su mejor marca hasta la fecha.

Su llegada a Soria, después de un año en Ponferrada estudiando enfermería en el que fue segundo en el regional de Galicia, ha sido también «una suerte» para el club soriano. «A ellos –a los más pequeños– les sirve también de apoyo, se quedan embobados mirándolo y todo el rato le piden que les enseñe a hacer cosas», cuenta Vanesa, la entrenadora.

Los pupilos del Gimnasia Soria tienen entre 10 y seis años. Uno de ellos es Andrés, un pequeño gimnasta de rítmica que, durante el reportaje, no deja de mirar a Rubén. «Al principio creía que Rubén iba a ser Rubén Orihuela, pero bueno, es igual de fan», recuerda la entrenadora.

Orihuela, tocayo del nuevo deportista del club soriano, es un gimnasta rítmico natural de Valencia que se ha convertido en un símbolo de esta disciplina en categoría masculina y se ha coronado hasta en nueve ocasiones como campeón de España.

«Hay muchas opiniones… eso nunca vas a poder cambiarlo, pero hay muchas cosas que cambiar». Rubén Alonso se muestra crítico: «No hay finales para aparatos, nos dejan los peores horarios en los peores días de competición, nos ponían en los conjuntos, no nos dan visibilidad en las páginas de la federación, no tenemos Campeonatos de Europa, ni Campeonatos del Mundo, ni Olimpiadas… Entonces estamos muy discriminados y hay que luchar por ello».

El primer campeonato de España de rítmica masculina se celebró en 2009. Isabel Pagán, secretaria técnica de gimnasia rítmica de la Real Federación Española de Gimnasia apunta que la entidad trabaja en este sentido para la inclusión de la modalidad masculina en el marco nacional. Con ello, valora que «ahora hay 5.000 licencias femeninas y 50 masculinas», por lo que su actividad en este sentido, explica, va pareja a ello.

Sobre posibles acciones de promoción de la rítmica masculina, una de las peticiones de los deportistas que la practican y que podría impulsar la disciplina, Pagán no concreta, pero sí avanza que en el campus de verano que organiza la federación sí pueden participar niños, al contrario que en otras convocatorias ajenas a la entidad deportiva, y que el pasado año se apuntaron cinco chicos.
Con los años, la situación ha mejorado para estos deportistas que practican rítmica. Sin embargo, como apunta Alonso, el camino todavía no ha terminado. De hecho, a nivel internacional ni siquiera se considera esta disciplina. Desde la federación muestran su deseo de que la gimnasia masculina avance. Son conscientes de que «hay gimnastas con mucho nivel». Ellos están dispuestos a demostrarlo, pero no pueden hacerlo solos.

 

Última hora

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria