Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

MONOCICLISMO

Los hermanos Díez, una vida sobre rueda

Los sorianos Iván y Sancho Díez son dos referentes del monociclismo en la provincia / Llevan menos de tres años rodando a una rueda y su próximo objetivo es el Mundial que se celebrará en Corea

Sara I. Belled
02/01/2018

 

¿Se acuerda de la primera vez que montó en bicicleta? Pues imagine que le sueltan solo con una rueda. El ratoncito Pérez estaría casi en la quiebra y la de Sancho e Iván Díez no sería una de esas historias «por narices».

«Yo la verdad es que era bastante torpe con la bici. Cada día que salía con la bici me la pegaba, pero mi hermano llevaba con moto muchos años y yo quise también moto cuando llegó la edad. Pero claro, mis padres dijeron que yo nada, que era muy torpe para llevar motos», cuenta Sancho riéndose y con la poca resignación que le queda y sigue. «Hacía malabares, me gustaba eso y decidí empezar con el monociclo por narices, por decirle a mis padres ‘Mirad que no soy torpe’». Empezó con uno de iniciación, costó, pero consiguió llevarlo y al tiempo vio uno más grande.

«Yo no tenía dinero para pagarlo y entonces me dijo mi hermano —que llevaba un tiempo trabajando— que me lo prestaba. Pero yo, claro, no me quería endeudar, así que él me compró el que tenía de iniciación a más precio de lo que costaba para poderme comprar yo el otro y empezamos los dos». Ahí entra Iván, el mayor de estos dos hermanos de 20 y 23 años.

«Nos dimos cuenta de que de verdad se podía hacer montaña y cuando nos movíamos en montaña ya casi como las bicicletas ya quisimos mirar lo que había de competición, porque tampoco conocíamos mucho este mundo», retoma Iván. La casualidad quiso que ese año el Campeonato del Mundo se celebrase en San Sebastián y que la organización permitió que se inscribieran. «Y allá que nos fuimos».

De eso hace ahora unos dos años y medio y entretanto han pasado por ese Mundial, un Europeo en Holanda y otro Campeonato del Mundo que correrán en Corea este próximo año. Iván se ha subido hasta un segundo cajón continental en la modalidad de enduro y al tercero en subida y en sus mejores carreras ninguno ha bajado de la décima posición.

Sí, el del monociclo es un deporte como cualquier otro. «Para empezar lo único que hay que hacer es olvidarte de prejuicios y de la gente, que te digan lo que quieran, este es tu deporte», defiende Iván. Quizá la imagen de este aparato con una sola rueda y un sillín se haya quedado en el subconsciente general como mero divertimento. Un truco de feria, pero es mucho más. «Yo creo que lo primero es quitar prejuicios, que todavía quedan muchos. La gente no lo toma todavía como deporte y lo que me duele es que parece mentira». Parece mentira porque, por ejemplo, entrenan como lo hace un corredor de BTT, 70 u 80 kilómetros en distintos terrenos encima del monociclo, incluso han competido en carreras de esta modalidad en la provincia, pero no parece suficiente. «Aquí te miran o se meten contigo, y a mí eso me duele mucho, que sea un deporte y que muchas veces ganemos a las propias bicicletas y siga viéndose como que no es deporte, al final es eso, tener las narices de decir ‘Voy a luchar contra el resto y adelante’. Luego van las ganas de competir y ser deportista. Todo es querer», zanja.
Y quizá se pregunte si hay pique. «No hay pique, no», advierte Sancho, que dice entre risas que ya tiene superado que su hermano le gana. «Lo que hay que agradecer —añade Iván— es que aunque seamos pocos en este mundo por lo menos somos hermanos, entrenamos juntos y al final yo creo que es lo que ha hecho que podamos llegar a ese nivel, ya que entrenando juntos y habiendo empezado de cero a la vez pues hemos conseguido subir a la vez, que no es lo mismo que empezar con uno que tiene mucho nivel o al revés».

Quizá lo más vistoso de esta disciplina sean los descensos. Bajar con el monociclo por pendientes por donde sería difícil que una persona subiese a pie. Aunque no es esta la modalidad que más entrenan. «Los descensos no los solemos hacer muy a menudo, eso es más cuando intentamos meter un poco de técnica. Nuestros entrenamientos son los mismos que alguien que puede estar haciendo BTT, entrenamientos largos, cortos, series… más o menos eso viene de otros deportes que hemos hecho». A saber: bádminton, tiro con arco, carrera por montaña… «Todo lo que había en el colegio».

Ahora, el monociclo. Un vehículo que lo han llevado a la montaña y ahora también a la carretera. Incluso con un pequeño manillar adosado al sillín. Van hablando y en un momento se hace difícil llevar la cuenta de todas las modalidades que han realizado. Pero, ¿cuántos monociclos tienen? Se ríen y eso quiere decir que «unos cuantos». «Esto tiene un problema y es que igual que tú te compras una bicicleta para la modalidad que quieres realizar, aquí hay monociclos para todos, pero dentro de eso, que se lleve la 29 (pulgadas) en ruta y descenso es relativamente nuevo, luego lo que se suele hacer es que como no llevamos cambios, entonces si vas a salir a hacer una ruta con mucha subida y bajada te llevas una rueda más pequeña, si vas a rodar por llano una más grande…». Al final, y aunque es verdad que ahora que se han centrado en competiciones más específicas, tienen unos cuantos. «No necesitaríamos tantos, pero bueno, al final si no haces un deporte por diversión…», justifica Iván.

En verano les espera el Mundial de Corea y pronto comenzarán a prepararse para ello. Aunque no solo es cuestión de piernas. «Estamos intentado encontrar algunos patrocinadores». Deporama, Innova con la ropa o una colaboración de Mundobici ayudan a la causa, pero la historia se repite y estos jóvenes deportistas sorianos con proyección van sacando el dinero como pueden. De momento son 500 euros entre los dos de la inscripción. Han terminado de estudiar y van trabajando, así que «poco a poco se va sacando el dinero suficiente para poder ir, quitándote de otras cosas y con muchas ganas».

 

Última hora

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria