Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

NUMANCIA

Hasta luego, capitán

Julio Álvarez se despide entre lágrimas «en el momento perfecto y en el club deseado» / Parte hacia Mallorca y descarta desvincularse del fútbol

Sara I. Belled
25/07/2018

 

«En el momento perfecto y en el club deseado». Entre lágrimas y con la voz entrecortada Julio Álvarez entraba ayer por última vez en la sala de prensa del Numancia. Abarrotada. El capitán se despidió de un club, un equipo y una afición que le han acompañado durante más de la mitad de su carrera deportiva en el fútbol profesional y ese no es un trago fácil de dar.

Se sentó en la silla de la sala de prensa (traguito), escuchó al presidente (traguito), estuvo viendo el vídeo que le preparó el club con los buenos deseos de compañeros y amigos (traguito, traguito), le dieron un marco con su foto (traguito) y escuchó también a sus hijos, que se guardaban una carta en la manga para decirle lo mucho que le querían. Casi se le acabó el botellín de agua.

Julio Álvarez, que venía pensando sus palabras desde hace tiempo agachó la cabeza para leer esa hoja que habría repasado ya unas cuantas veces y no se quiso olvidar de nadie. Aquí o donde sea. «No puedo empezar sin pensar en tres numantinos que nos ven desde el cielo, como Puri, Nachito y Jesús». Tampoco sin recordar a Antonio Puerta, Dani Jarque, Miquel Roqué y Manolo Preciado.

Capitán hasta la médula, Julio quiso tomar las palabras de su padre para recordar a quienes le escuchaban en la ayer escasa sala de prensa que «lo importante en la vida son las personas». Y en la trayectoria de Julio en el Numancia ha habido una a la que el capitán guarda un cariño especial. «Me he encontrado un referente en la vida que me ha ayudado a seguir. Para mí eres algo más que un amigo y si estoy hoy aquí despidiéndome así de convencido, de pleno y de feliz es porque has tirado de mí en los momentos que más he necesitado». Julio Álvarez hizo pocos apartes en su discurso de despedida y uno de ellos fue para Patxi Bedia, fisio del club. También para César Palacios, a quien deseó suerte en el futuro. Y para todas las personas que día a día forman el club rojillo, aquellos que tienen «los valores del Numancia». Porque, dijo, «no hay nada más importante en la vida que la humildad».

El capitán de origen venezolano, jugador de la selección española y la vinotinto, pasó prácticamente en blanco la última campaña debido a una lesión de tobillo de la que no consiguió recuperarse. Recibió el alta médica en mayo de este año, pero a principios de julio llegaba a un acuerdo con el club rojillo para finalizar la relación contractual que les unía en una segunda etapa desde 2011. En la anterior, de 2006 a 2008 fue unos de los artífices del ascenso Primera división. Además, ha sido el único jugador del Numancia declarado mejor jugador de la competición en la temporada 2013/2014.

Ayer, 24 de julio de 2018, fue su despedida. «Un día maravilloso». Julio, que tiene en el fútbol una pasión y en la familia su mayor valor, hace tiempo que encontró la Felicidad –así se llama su mujer– en una letra que ha formado prácticamente parte de su ADN, o por lo menos de su DNI: «La letra F es la que marca mi vida», aseguró.

No estaba tranquilo, como para estarlo, pero sí convencido. «Me retiro como futbolista profesional en el momento perfecto y en el club deseado», destacó. Tuvo también palabras de agradecimiento «en mayúsculas» para Francisco Rubio, a quien citó ya como amigo en Mallorca, donde el ya exfutbolista fijará su residencia. Él presidente ya le había dicho que esta despedida era «un hasta luego», dejando así abierta la puerta del club a uno de los deportistas que más han dado al fútbol soriano.

De los 495 partidos que ha jugado en toda su carrera y los 84 goles que ha marcado, Julio Álvarez ha sumado en Soria 264 encuentros y 57 tantos con el Numancia en nueve temporadas, convirtiéndose en el mayor goleador histórico del club.

El capitán, que también tiene su capitán, Javier del Pino, llevaba apuntada, aunque casi no tuvo que leer, la alineación que le había brindado «la oportunidad de una despedida soñada, jugándonos un playoff cara a cara con un gran Zaragoza y un gran Valladolid merecedor de ese ascenso». Incluyó además a Marc Pedraza.

Cuenta con una dilatada carrera en España con 18 temporadas disputadas entre Primera y Segunda División y tuvo palabras también para cada uno de los conjuntos que han formado parte de su sueño de niño. Ese sueño que pasaba por vivir pegado al fútbol y del que todavía no se separa. «Empezamos una nueva etapa, guiarás mis pasos si dios quiere en mi próxima carrera», le dijo a su agente, Albert Vallés. Así que sí, Julio Álvarez seguirá en el mundo del fútbol. «Es mi pasión».

Con la voz de nuevo entrecortada al final de un largo aplauso, Julio se marchó deprisa de la sala sin admitir preguntas. Se queda así para él aquella charla que tuvo con la plantilla en Zaragoza, también qué fue aquello que vio en Íñigo Pérez, de quien dice que es la persona más capaz que se ha encontrado en el camino. También se queda la duda de si Unai ganará por fin al Comunio o por qué es que Ripa es el compañero más top (que no torpe) que ha tenido en toda su carrera en un vestuario. O si volverá a San Juan, ya que en diez años todavía no ha visto las fiestas de Soria...

Si hay una cosa certera de la salida de Julio Álvarez del Numancia es que en Soria deja un hueco difícil de llenar y una puerta abierta. Hasta luego, capitán.

A la afición: "Que el apoyo sea incondicional"
En su despedida, Julio Álvarez tuvo palabras para el nuevo cuerpo técnico, para la plantilla y también para los aficionados rojillos. «Desearle al nuevo cuerpo técnico los mayores éxitos y al aficionado del Numancia que el apoyo sea incondicional. No vale con que el año pasado hayamos hecho una final de playoff, ahora los resultados son otros», dijo el ya exjugador de fútbol. No se olvidó de todo el cariño que le habían mostrado a lo largo de este tiempo los aficionados, tanto de Soria como de fuera, y especialmente en estos últimos días. «He leído todo y soy yo el que tengo que agradecer tanta admiración, porque al final lo único que he hecho es jugar al fútbol, que es lo que he hecho desde pequeño y lo que más feliz me hace».

 

Última hora

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria