Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ARÉVALO DE LA SIERRA

Miguel Ángel Arancón: «El acebal es una garantía de futuro para el desarrollo del municipio»

Miguel Ángel Arancón no puede cuantificar el dinero que reporta el acebo al municipio, cuyo futuro pasa por el acebal, fuente económica y motor turístico gracias a la Casa del Parque. En mente y proyecto, una exposición permanente sobre el acebal con documentos antiguos.

P. P. S.
08/02/2019

 


Lleva en el Ayuntamiento dos décadas, de las que tres ha sido alcalde. Miguel Ángel Arancón Hernández (Arévalo, 1967)confía en que el acebal siga dando frutos. El siguiente, una muestra material antiguo y utensilios, además de documentación sobre la propiedad del acebal, que se custodia en el Archivo Histórico. «Los vecinos lo reclaman y quieren tenerlo aquí», dice.

Pregunta.– ¿Cómo se vive en el municipio con el mayor acebal de Europa?

Respuesta.– Hay temporadas en que sí se nota la afluencia de público. La Casa del Parque y el bar están llenos, pero son épocas puntuales en que viene mucha gente.

P.– ¿Qué reporta el acebal al pueblo?

R.– El acebal de Garagüeta tiene un gran significado para el municipio. Además de sentimental, porque tiene mucho valor para todos los pueblos, da vida al pueblo. Tenemos la Casa del Parque, el bar y el centro social que están abiertos todo el año. Luego a la comarca también repercute bastante porque todos los establecimientos de hostelería de la zona están llenos en esta época. Al cien por cien. Tenemos tres casas rurales, en Arévalo hay dos y una en Torrearévalo. Y en épocas del acebo se nota más todavía. Luego al Ayuntamiento le repercute, con el aprovechamiento.

P.– ¿Cómo es esa gestión?

R.– A Arévalo es al municipio que más se le autoriza cortar. La Junta le ha autorizado cortar 18.000 kilos de poda en el acebal. Parte lo hace el Ayuntamiento con los vecinos del pueblo, y parte lo hace la empresa El Acebarillo, que también hace podas para vender en centros. Parte vende el Ayuntamiento al por mayor en ramillas de 10 kilos a varias ciudades. Las que más a Valencia, Alicante, Barcelona, Madrid. Y otra parte lo vende al Acebarillo, que paga un tanto por ciento al Ayuntamiento por lo que es el material. Lo demás lo gestionan ellos.

P.– En clave económica ¿qué cifras dejan estas podas?

R.– Al Ayuntamiento, unos 12.000 euros de lo que es la venta del acebo. Luego repercute en la comarca. Calcular el resto es difícil.

P.– ¿Se aprovecha todo?

R.– Hay años que se poda menos. Este año se podará menos de lo autorizado, pero de lo que podamos se aprovecha todo. En esta época del año se poda lo ornamental, pero la Junta de Castilla y León poda también las partes secas. Ha estado haciendo limpiezas, entresacas y quitando todo lo más viejo también. No solo se poda ahora. La Junta ha podado anteriormente para sanear. Siempre se ha hecho así.

P.– Por cierto, ¿dónde están los documentos sobre la propiedad del acebal?

R.– Ahora toda la documentación del acebal está en el Archivo Histórico de Soria, pero tenemos intención de poner estos documentos antiguos en vitrinas en la Casa del Parque. Hay dos arcas en las que se guarda toda la documentación relacionada con el acebal y luego hay bastantes utensilios, como tazas y otras cosas de plata. Lo que ocurre es que tenemos que acondicionar una zona de la Casa del Parque porque los vecinos lo reclaman, les gusta. El Archivo lo tiene custodiado pero queremos llevarlo a la casa del parque, todo en buenas condiciones.

Igual que en Almarza se cambiaba el arca, igual en Arévalo y Torrearévalo, que se cambiaba el Arca. Un año lo tenía un pueblo y al siguiente, el otro. Lo que pasa es que esa costumbre se perdió hace muchos años, pero por lo menos está todo. Pondremos unas vitrinas y enseñaremos a la gente qué significado tiene.
P.– ¿Para cuando está proyectado?

R.– Lo queremos hacer este año, ya están pedidos los presupuestos. El Archivo Histórico va a digitalizarlo todo. La gente lo reclama y al final lo vamos a hacer.

P.– ¿Qué aporta la Casa del Parque de la que habla al pueblo?

R.– Ahora y en Semana Santa es cuando más gente va. Pero además también fomenta la convivencia… Se hacen bastantes actividades, para mayores y niños. Hay una exposición de fotos permanente y hay un aula educativa, la de Julián Sanz del Río, que cubre muchas cosas durante todo el año, dependiendo de la época.

P.-Están en las puertas de una de las comarcas más despobladas.

R.-Los pueblos se están quedando sin gente y en particular en invierno. En fines de semana, sí, pero en segundas viviendas. De continuo se están quedando despoblados y es difícil recuperarlos. Como no sea con la industria en las cabeceras de comarca, que hicieran fábricas o algo… y que dieran vida a los pueblos de la zona, complementado con la agricultura y la ganadería.

P.-¿Cómo lucha un alcalde en el medio rural para eso?
R.-Es muy complicado. Con la agricultura y la ganadería se necesitan explotaciones muy grandes. Gente que viva en el pueblo con explotaciones pequeñas como antes… incluso muchos empadronados es muy difícil y casi imposible. Como no sea acompañado de otra cuestión. De turismo… Ahora hay un matrimonio que tiene una niña y les dejamos una vivienda que había y lleva el centro social. Ahí sí. Y luego la que lleva la casa del Parque, que es el Acebarillo, ahí suelen tener más de una persona todo el año contratada. Puedes aumentar el empadronamiento pero muy poco. Si no es con industria, complicado.

P.– ¿Cómo les afecta el problema de la despoblación?

R.– Lo que es Arévalo de la Sierra tiene vida. No es un pueblo que se vaya a despoblar; la gente con el tema del acebal ha arreglado sus casas, viene fines de semana, Semana Santa, verano, gente que se ha jubilado y pasada temporadas en el pueblo. Pero luego vivir de continuo, de la agricultura, de la ganadería…, eso es lo complicado.

P.– ¿Qué papel desempeña el acebal como motor de desarrollo?

R.-Yo creo que sí puede ser una garantía de futuro para el desarrollo del pueblo. A raíz de haberlo hecho Reserva Natural sí se ha notado que el pueblo tiene más vida. Por lo menos no se ha hundido… Ahora viene gente. Sí, hay bastante vida con el acebal. Se ve vida.

P.– ¿Viviendas municipales?

R.– No hemos arreglado ninguna, porque la única que hay disponible está arrendada a los que llevan el centro social, el bar. Está bastante acondicionada. Teníamos otras dos viviendas pero las usamos para hacer la Casa del Parque y el bar. Con ellas se acondicionó el edificio.

P.– Hay dos pequeñas empresas, ¿podría haber más iniciativas relacionadas con el acebal?

R.– Con la empresa El Acebarillo cubre bastante lo que es el acebal. Llevan la Casa del Parque y elaboran centros para la venta de acebo en diciembre. Luego organizan excursiones durante el resto del año y asesora en rutas y otras actividades de promoción.

P.– ¿En qué presupuesto se mueven?

R.– Sobre unos 220.000 euros. Dinero siempre haría falta más porque hay mucho que arreglar en los pueblos.

P.– ¿Con qué recursos cuentan?

R.– Además de los impuestos por contribuciones, tenemos lo que nos llega de la Reserva, los ingresos de podas del acebo y también molinos. Tenemos seis molinos que también repercute. Es de lo que llegan más ingresos. Y de la Dehesa. Dentro del número de habitantes que hay, estamos bien.

P.– ¿Los ingresos por los molinos les llega desde la Mancomunidad o directamente al Ayuntamiento?

R.- Los ingresos de Arévalo son del Ayuntamiento, directamente. No entramos en la Mancomunidad de Tierras Altas. Ingresan directamente a nosotros. Estamos en la Mancomunidad de Sierra Cebollera, no en la de Tierras Altas. En ésta no quisimos entrar en su día.

P.– Pertenecen a la Mancomunidad de Sierra Cebollera. ¿Cómo valora la gestión de la Mancomunidad?

R.– Está bien, pero prácticamente se hace solo para la depuración de las aguas. Estamos El Royo, Sotillo, Valdeavellano, Rollamienta, Almarza, La Póveda, Villar del Ala… Y alguno más. Pero la mancomunidad no gestiona el tema de los molinos. En principio se hizo con más puntos que el tema del agua, pero ahora solo está para la depuración de las aguas. A través de la mancomunidad tenemos la asesoría del arquitecto municipal… Asesoramiento municipal.

P.– ¿Piensan cambiarse a Mancomunidad de Interés General?

R.– Está en mente. Es algo que se está mirando, pero no sé como terminará.

«Sacaremos agua en la Dehesa para que no le falte al ganado en verano»


Pregunta.– ¿En qué proyecto trabaja hoy el Ayuntamiento?
Respuesta.– Tenemos en proyecto algo en lo que estamos ahora mismo en la Dehesa: sacar agua, bien para poder dar servicio a la dehesa o bien para un futuro poder aprovecharlo para llevarlo al depósito del pueblo, agua potable. Y ahora también estamos haciendo reparaciones de alambradas y de abrevaderos en las dehesas, con una subvención de la Junta de Castilla y León para temas de saneamiento de animales en montes públicos.
P.– ¿En qué consiste ese sondeo?
R.– Es algo que se está haciendo ya, el sondeo está. Falta la bomba y las placas solares para la extracción del agua. Es algo que está subvencionado en parte con el acebal de Garagüeta y la reserva que nos aporta 9.000 euros. Garagüeta es reserva natural y al Ayuntamiento le dan cierto dinero cada año. Antes eran unos 30.000 años pero luego vino la crisis y ahora, menos.
P.– ¿Qué se pretende con el sondeo?
R.– En la dehesa hay bastantes animales y en verano se quedaba sin agua. Además de solucionarlo, algún día lo podemos utilizar para el municipio, porque en verano andamos muy justos. Tenemos suficiente pero no sobra. En principio es eso.
P.– ¿Quién explota la Dehesa?
R.– Se licita y se da a los ganaderos de la localidad.
P.– ¿Cuál considera prioritario?
R.– Lo más vital es cambiar todas las tuberías de agua de los tres pueblos. A Arévalo pertenecen Ventosa y Torrearévalo. Las tuberías son de las de antes y las estamos cambiando todas. Y también en pavimentación. Además hemos acondicionado también los centros sociales.
Con la red de agua vamos por fases y parte está hecho. Vamos por fases en los tres pueblos y tenemos solicitado a Planes este año. Este año hemos pedido para Torrearévalo en red de agua y pavimentación y en Arévalo, el acondicionamiento del centro social. Hablamos de una inversión de unos 40.000 euros. Y hace poco nos han concedido 20.000 euros para el arreglo de caminos. Están bien, pero ya se necesitan reparaciones.
P.– ¿Tienen algún problema con las aguas?
R.– No, ahora no. Las depuradoras funcionan bien y los obreros hacen limpieza de vez en cuando.
P.– En su día hubo polémica por la proliferación de parques, hoy la hay por las granjas porcinas… ¿Cómo ve la cuestión y el desarrollo de iniciativas que pueden ser sostenibles o no serlo?
R.– Creo que sí. Siempre que cada cosa se ponga manteniendo la distancia a los pueblos. Bien los molinos, que si están en determinadas zonas, no molestan. Es una manera de mantener los pueblos porque, claro, si no hay ingresos, los pueblos sí que entonces se vienen abajo. En nuestra zona no suele haber granjas porcinas. Pero si se pusieran a una distancia que no creen malestar en los vecinos… Todo lo que sea ingresos para el Ayuntamiento y cree puestos de trabajo no estaría mal.
P.– ¿Qué tipo de ganadería hay en el municipio y qué papel desempeña el sector?
R.– Es de lo que se vive hoy. La gente que vive en el pueblo vive de la agricultura y la ganadería exclusivamente. Lo que más hay es ovino y vacuno, especialmente. Para las dehesas comunales lo que más se aprovecha es el vacuno. Ahora las explotaciones van siendo la mayoría grandes a no ser que vivas de otra cosa y acompañes. Es vacuno de carne más que de leche. En el municipio habrá unas 700 cabezas de vacuno y más de 2.000 ovejas. No es un pueblo en el que se ha venido abajo la ganadería y la agricultura. En agricultura lo que más se siembra es cereal. Y también forraje.
P.– En esta zona son frecuentes los problemas de telefonía y televisión. ¿Los sufren en su municipio?
R.– Aunque no vaya a velocidad tenemos Internet. Ahora se está promoviendo la banda ancha que va a pasar por aquí. No sé si llegará a la localidad, pero pasará por el municipio.
P.– ¿Alguna respuesta pendiente por parte de las administraciones?
R.– Tenemos pendiente los Planes Provinciales que hemos pedido pavimentaciones y sustituciones de redes de agua. El de los caminos ya está adjudicado. Y el proyecto que he comentado de la Junta, para el arreglo de las dehesas, con alambradas y abrevaderos. Se ha ejecutado pero tiene que abonarlo la Junta. Son unos 50.000 euros.
P.– En clave de patrimonio. El municipio tiene la ermita del Santo Cristo; ¿en qué estado?
R.– Ahora mismo es del Obispado, pero como en otras ermitas hay polémica con ellas porque antes eran del municipio. Pero pasaron al Obispado… Para la gente del pueblo es como si fuera suya. Ahora la gestiona el Obispado y la propiedad la tiene él. Es muy bonita. Nosotros no hemos entrado en denuncias pero la gente no está conforme con lo que en su día hizo el Obispado de ponérsela a su nombre. En el inventariado del Ayuntamiento de Arévalo está desde hace años.
P.– ¿Qué futuro augura a su pueblo, alcalde?
R.– Es un pueblo que se va a mantener. Además de agricultura y ganadería, y con la reserva de Garagüeta va a tener vida. Al estar la Casa del Parque tienes algo durante todo el año y el bar está abierto. Sí, sí, claro que le veo futuro. No de ganar población, pero sí de mantenerse.

 

Última hora

© Copyright EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@hds-elmundo.es

EDITORA DE PRENSA SORIANA, SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria