Heraldo-Diario de Soria | Miércoles, 19 de septiembre de 2018

FÚTBOL PROVINCIAL

En buenas manos

La cuarta edición del Clinic Soloporteros comenzó ayer en Garray con la participación de 25 guardametas de categorías comprendidas entre los años 2000 y 2009

LUIS HDEZ. CASADO 27/12/2017

Con la participación de 25 porteros, la cuarta edición del Clinic Soloporteros comenzó ayer en el campo San Juan de Garray. Bajo la dirección y supervisión de Fran Sanz, entrenador de porteros de la primera plantilla del CDNumancia, cuatro monitores trabajarán con los porteros en cuatro grupos de edad bien diferenciados. Desde la categoría prebenjamín hasta juvenil. Los más pequeños, desde 2009, se unieron en un grupo de porteros prebenjamines y benjamines. En otro grupo trabajaron los de categoría alevín, mientras que los infantiles se agruparon en otro para cerrar el círculo los de categoría juvenil con algunos cadetes. Todos completaron ayer la primera sesión trabajo específico con una metodología relacionada con lo físico, lo técnico y lo posicional, pero siempre atendiendo a las edades de cada uno de los participantes. Antonio Fernández, Fernando Mínguez, David Salazar y el portero del Logroñés que también fue tercero del Numancia, Andrés Pinillos, pusieron sus conocimientos para completar la primrea jornada de entrenamiento.

Todos los asistentes al clinic son porteros con ficha federativa de alguno de los equipos sorianos, aunque en esta edición también se ha incorporado uno procedente de Sigüenza (Guadalajara). El objetivo marcado es mejorar las prestaciones de los porteros, ampliar sus conocimientos técnicos, de posicionamiento y trabajar aspectos que quedan fuera o no son tan específicos en los entrenamientos habituales en sus equipos. El margen de mejora y de progresión de todos ellos es enorme y su capacidad de trabajo supera las expectativas de los organizadores del clinic. Una oportunidad, ahora en Navidad y también en Semana Santa, de acercarse a metodologías de entrenamiento que no se desarrollan en los clubes por falta, a veces, de entrenadores específicos en las categorías inferiores.

El clinic arrancó ayer con el desarrollo habitual en la metodología de trabajo, más duro para los porteros de mayor edad y más juegos para los más pequeños, y continuará hoy de la misma forma para completarse mañana con la batalla de porteros. Un sistema de enfrentamiento entre los porteros que compiten por ser el mejor en el uno contra uno. El entrenamiento concebido desde una óptica también de cierta competencia y diversión para que los porteros mejoren con metodologías más atractivas que el estricto trabajo de entrenamiento, al que tampoco renuncian porque es lo que buscan al inscribirse y participar en estos clinics. Todo el trabajo está supervisado por Fran Sanz, que pone sus conocimientos de varias temporadas como entrenador de porteros de la primera plantilla numantina a disposición de los jóvenes guardametas.