Heraldo-Diario de Soria | Miércoles, 21 de agosto de 2019

ALMAZÁN

De Miguel confía en comprar este año el silo por 150.000 euros

Cree que el FEGA no podrá venderlo al estar obsoleto y no tener ya utilidad

Virginia Fernández 02/01/2018

«Mantenemos la intención de adquirirlo». Así de tajante se mostró el alcalde de Almazán, José Antonio de Miguel, al hablar sobre el interés del Ayuntamiento de la villa por comprar el silo ubicado en las inmediaciones de la plaza de toros.

El primer edil lleva años intentando negociar con el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente la reversión de dicha propiedad, ya que parte del terreno fue cedido en su día por el Consistorio para la construcción del silo y las naves aledañas.
Aunque la intención del FEGA era subastar la propiedad, tras varios intentos y ninguna oferta puede que el acuerdo entre ambas instituciones esté más cerca. «Les va a costar vender los silos que tienen porque ya prácticamente no tienen utilidad. No cumplen con la normativa actual, no están adecuados a los tiempos que corren y no están en buenas condiciones después de estar cerrados durante años», explicó el alcalde, quien insistió en el derecho de «reversión parcial» al municipio.

Por ello espera que en 2018 FEGA y Ayuntamiento lleguen a un acuerdo. Para ello, De Miguel ha mostrado su «voluntad» de negociar. «La última vez que hablamos con ellos ofrecimos 100.000 euros y estaríamos dispuestos a elevar esa cantidad a 150.000 euros. Hay que tener en cuenta que las instalaciones llevan muchos años en desuso y en el último año parte de la valla del perímetro de las naves y el silo se ha caído, y eso cuesta un dinero porque está hecha con pilares de obra», comentó el regidor.

Por ello, De Miguel cree que una vez que nadie ha mostrado su interés por adquirir este silo desde el FEGA se pondrán en contacto con él. «Es lo que ha ocurrido otras veces», explicó. «Vamos a esperar a que pasen las Navidades, pero suelen ser ellos los que se ponen en contacto con nosotros», añadió.

De Miguel detalló que el interés municipal no reside en el silo sino en las naves que también forman parte del lote. «Nos vienen bien para guardar los materiales y herramientas de las brigadas de obras y jardines», comentó.

La parcela de terreno que ocupan los silos de la villa adnamantina tiene 5.400 metros cuadrados de superficie. Sobre este solar hay construidos dos silos, uno de ellos con una nave adosada de 465 metros cuadrados, un edificio destinado a vivienda de 115 metros cuadrados, dos edificaciones para oficinas y báscula y otra de aseos, con una superficie ocupada en planta total de 1.526 metros cuadrados y una superficie construida total de 3.205 metros cuadrados. El silo antiguo, de once plantas, tiene capacidad para 7.500 toneladas y cuenta con una superficie construida de 1.437 metros cuadrados.

El tipo de licitación de la primera subasta ascendía a 701.000 euros, en la segunda a 595.000 euros, en la tercera descendía a 506.000 y, finalmente, en la cuarta y última bajaba hasta los 430.000 euros, cuantía muy alejada a los 150.000 euros que ofrece el Ayuntamiento adnamantino.

Habrá que esperar para saber si, como presagia el regidor, representantes del FEGA se ponen en contacto con el Consistorio y llegan a un acuerdo para que las instalaciones pasen a ser de propiedad municipal.