Heraldo-Diario de Soria | Jueves, 22 de agosto de 2019

Almazán quiere un parque ferroviario en La Dehesa

El Museo del Ferrocarril presupuesta el arreglo del histórico vagón de Franco

P. Pérez Soler 04/01/2018

El Ayuntamiento de Almazán se muestra decidido a impulsar la rehabilitación del llamado vagón de Franco, un proyecto iniciado por Adema y en punto desde hace casi dos décadas. El alcalde, José Antonio de Miguel, ponde sobre la mesa la idea «muy interesante desde el punto de vista turístico», pero que choca con un hándicap: el alto coste de la restauración a falta de que se pongan cifras. Tres responsables de una empresa vinculada a la Fundación del Ferrocarril y el Museo del Ferrocarril visitaron ayer el histórico vagón en que se reunieron Franco y Hitler para hablar de la participación de España en la II Guerra Mundial. La visita tenía como objetivo precisamente sentar las bases para la elaboración de un presupuesto y «saber así a qué atenernos», explicó el alcalde, presente en el recorrido, así como una técnico de Adema.

El Consistorio coge así el testigo del grupo de acción local que en su día firmó un convenio con el Museo del Ferrocarril para la restauración del vagón con la participación de alumnos de una escuela taller. «Por dentro la restauración está bastante avanzada, aunque dejarlo tal y como estaba en su forma original costaría mucho dinero», comentó De Miguel, aludiendo a la falta de la mayoría de los elementos de cobre que en su día recubrían todo el mobiliario interior del vagón, ya que «muchos han desaparecido». El alcalde citó la cifra de 200.000 euros, aunque puede ser un «cálculo aventurado», agregó.

De Miguel acaricia desde hace tiempo la idea de un parque ferroviario en el municipio, donde hay un segundo vagón de tren antiguo, de principios del siglo XX, completamente de madera y en este caso ya restaurado. De hecho, el Ayuntamiento es propietario desde hace tiempo de terrenos de la estación de tren de la Dehesa, unos 80.000 metros cuadrados, y un antiguo edificio anexo.

Además, lleva un año negociando la compra de otros terrenos, así como las vías del tren (antigua Valladolid-Arifa) ahora inutilizadas. Si bien hay acuerdo en el precio del terreno, no ocurre lo mismo con lo que Adif pide por los raíles, «una cantidad desmesurada», en palabras del alcalde. El Ayuntamiento asume de este modo el liderazgo del proyecto, a la vez que califica de «importante» la repercusión turística que podría tener el parque ferroviario para Almazán en particular y la provincia en general. En este sentido, José Antonio de Miguel lanza el guante a la Diputación y se refiere al proyecto como de «digno de interés» para enmarcarlo dentro del Plan Soria, esto es, que contara con su apoyo económico, ya que el Consistorio no podría asumirlo por completo y «sería necesario buscar fondos» . El dirigente municipal, que reconoce contactos con algún colectivo para que Almazán acogiera más vagones de tren, cree necesario además que al Ayuntamiento se le cedieran los vagones por un periodo de tiempo largo.