Heraldo-Diario de Soria | Domingo, 25 de agosto de 2019

AÚPA NUMANCIA

La desigual lucha de los débiles

El Numancia se encuentra con pie y medio fuera de la Copa y se queda casi sin opciones en su visita al Bernabéu / Su repercusión deportiva se medirá durante el complejo mes de enero

LUIS HDEZ. CASADO 06/01/2018

La primera conclusión del partido de ida de la eliminatoria copera frente al Real Madrid es que el Numancia se encuentra más fuera que dentro de la competición pese a que resta el enfrentamiento del Bernabéu. La distancia en el marcador y entre los dos clubes parece insalvable a estas alturas. Todo es posible en el fútbol aunque resulta casi utópico remontar un 0-3 en casa del todopoderoso club madrileño, que en Soria se aferró a la suerte de los penaltis para poner distancia en la serie de octavos de final. Y más cuando la desigual lucha de los débiles en el terreno de juego condiciona muchas veces el devenir de los enfrentamientos. No es una novedad en el fútbol que los poderosos, a todos los niveles y respecto a sus rivales, encuentran muchas veces el terreno abonado para alcanzar sus objetivos. En Los Pajaritos ocurrió algo así el pasado jueves. Independientemente de las apreciaciones y los análisis de las jugadas señaladas como penaltis y las acciones que se discutieron como tal y no llegaron a ser señalizadas, que nos llevaría a un debate extenso con opiniones encontradas, la sensación es la constatación de lo sencillo que resulta no incomodar al fuerte. No es un asunto de predisposición para favorecer. De ser así, se nos caería el tinglado. No lo resistiría. Es lo complicado que lo tienen los más modestos para imponerse. Si la diferencia en el juego, a nivel técnico o táctico o de recursos para manejar grandes plantillas, supone un gran problema en contra, los detalles en la dirección de los enfrentamientos marcan muchas veces el signo final de los partidos. El Numancia no tuvo suerte en este apartado frente al Real Madrid y su eliminación copera está más cercana cuando aún resta el partido de vuelta y el objetivo era llegar vivo a ese encuentro para dar sentido a la visita a Madrid.

La segunda conclusión es la repercusión de la participación copera. La visita del Madrid es un gran acontecimiento en todos los sentidos. Una fiesta para la grada, ya se pudo comprobar con el lleno de Los Pajaritos después de tantos años de sequía en este sentido, para los aficionados, poco acostumbrados últimamente a la presencia de un gran equipo en Soria, para el club, por la recaudación y la difusión a través del constante foco de los medios de comunicación, y para el escaparate de los futbolistas, también alumbrados cuando se miden a futbolistas de un nivel elevado. Todo o casi todo es favorable. Lo que no es tanto podrá comprobarse próximamente. El calendario se ha comprimido en enero cuando la competición liguera llega a su ecuador y los compromisos del Numancia en enero le ponen a prueba con dos salidas seguidas a León y Huesca, el feudo del líder de Segunda, y con la visita del Rayo a Los Pajaritos, además del posterior viaje a Almería. La enfermería ha visto aumentada su lista de inquilinos tras el partido del jueves pese a que se ha recuperado también algún efectivo, como Pere Milla, después del parón navideño. Esta parte está por ver si tiene recorrido y las consecuencias que puede suponer para lo sustancial del equipo, su marcha en el campeonato liguero. La Copa es cierto que agudiza la grandeza del esfuerzo del modesto. En el caso numantino más si cabe por su pasado y su significado histórico, pero también aflora la desigual lucha del débil. Por eso el fútbol es tan grande.

Lleno

Un decenio después, el campo de Los Pajaritos registró un lleno absoluto. Desde la temporada 2007-08, no se colgaba el cartel de no hay billetes. Sucedió ante el Alavés en la carrera del Numancia por el ascenso. Las gradas de Los Pajaritos se llenaron el jueves para ver al Real Madrid, que no pasaba por Soria desde la última aventura numantina en la máxima categoría. Su visita, sin embargo, en aquella temporada no provocó el lleno del coliseo rojillo. Los mejores registros de asistencia se han completado en las citas por los ascensos a Primera o las visitas de los clubes históricos y vecinos, sobre todo en la temporada inaugural en esa categoría. Las últimas campañas, el Numancia había perdido presencia en la grada por lo que el enfrentamiento del pasado jueves es un empujón para el club y el equipo, inmerso en la lucha por los puestos de privilegio. El siguiente partido será ante el Rayo, habrá que ver la respuesta.