Heraldo-Diario de Soria | Lunes, 24 de septiembre de 2018

VOLEIBOL / Superliga

«No ser cuartos no sería una decepción»

El Río Duero quiere llegar con opciones de playoff a su último partido, ante Palma, aunque su temporada ya ha sido «buena»

Sara I. Belled 02/03/2018

El objetivo sigue siendo sumar todos los puntos posibles teniendo en la cabeza esa cuarta plaza que da acceso a los playoffs, pero es necesaria mayor perspectiva. «A día de hoy aunque hiciésemos un mes regular, la temporada ya ha sido muy buena», asegura Manolo Sevillano ante si no conseguir esa meta podría ser una decepción para el equipo.

«Cuando en verano hacemos un equipo competimos en el mercado de fichar jugadores con Mediterráneo, Melilla, Vecindario…» Son jugadores, se refiere el técnico del Río Duero, que están ahora en equipos por debajo de los celestes. Pendientes, además, de un posible descenso a solo cuatro jornadas para el final de la Superliga. «Estamos a día de hoy en una posición en la que no hemos tenido que mirar atrás jamás, ni estar mirando descenso». Eso es lo que más valora Sevillano de cara a su próximo enfrentamiento que tendrá lugar mañana en Los Pajaritos frente a Melilla.

El equipo ha perdido un poco del partido de ida, cuando les ganamos allí, porque se ha ido Castellano –jugó la final de la Copa del Rey en Soria con Almería–, y es una baja importantísima». En la primera vuelta, los de Sevillano infligieron un 1-3 a domicilio en un partido complicado. «Les ganamos, pero si te digo que el mejor partido ha sido contra Ibiza, el segundo mejor es el de Melilla y nos costó un montón». El técnico soriano valora la calidad de dos centrales como Stefano Nassini y Mario Augusto Dos Santos, y admite que «tal vez no hay jugadores que despunten, pero todos son buenos».

Marchan séptimos, justo por debajo del Río Duero y con cinco puntos menos (22 frente a 27). Y la victoria de los sorianos «más que obligatoria, es muy necesaria». La cuarta plaza sigue a tiro y por eso los de Sevillano tienen claro que la clave de estas próximas tres jornadas, antes de cerrar la liga contra Palma a domicilio, «es poder sacar nueve de nueve puntos». Es contundente: «Hay que esperar a que pinchen y si pinchan no puedes dejar los puntos por el camino…». El técnico sabe que cada set que se les escape va a vetar la posibilidad de cerrar la temporada con un extra con el que la plantilla y la afición reviviría «lo que hemos vivido este fin de semana».

Una experiencia, la de la Copa del Rey en Soria, que el club ha cerrado de forma positiva, «más por la organización que por lo deportivo». Sin duda no conseguir ese mínimo de pasar de cuartas y poder hacer disfrutar al público soriano de una segunda ronda de su voleibol en Los Pajaritos pesó en el equipo, pero ya han cambiado el chip.

«Es una pena, pero queda muy lejos de un fracaso, lo nuestro era posibilidad». Los celestes no pudieron cerrar su pase a semifinales y cayeron con Ibiza en cinco sets (2-3) en un duelo igualado en el que algunos fallos en ataque de los sorianos al término del quinto hizo desequilibrar el marcador. «Sabíamos que iba a ser cosa de detalles y de muy poca diferencia, no tuvimos el toque de hacerlo bien en la parte final y de tener un poco de suerte también».

Con ello, la Copa fue «un éxito» y cambiado ya ese chip, el objetivo es ese otro. «Tenemos un objetivo muy claro, muy difícil, pero igual que de difícil que era recortarles todos los puntos que les hemos recortado a Barcelona e Ibiza en este mes y medio». El Río Duero ha cerrado una mitad de segundo vuelta espectacular que le ha permitido encontrarse en este punto en la lucha por la cuarta plaza. Un trabajo que ahora, en la recta final, se presenta complicado. «Yo creo que Ibiza es el que lo tiene mejor». Ibiza y Barcelona tienen 29 puntos y se enfrentan esta jornada. «Ahí se van a decidir muchas cosas, pero si gana Ibiza lo tienen muy bien porque después no tiene ningún equipo grande y Barça –con Almería– y nosotros –con Palma–, sí».