Heraldo-Diario de Soria | Martes, 13 de noviembre de 2018

EL BESO DEL NEANDENTAL

Felices fiestas

ROBERTO ORTEGA 26/06/2018

Las fuerzas de la oscuridad siguen avanzando. Ahora, Turquía. El único país en el que el Islam era civilizado se entrega a Erdogan, quien en pocos años lo llevará a la Edad Media.

Dice Macron que los populismos son “la lepra de Europa”. No es cierto, la lepra de Europa es la gente que vota a los populistas. Es estremecedor. Los nuevos fascismos cabalgan a lomos de obreretes que no llegan a fin de mes y de los paletos que viven en el medio rural de medio planeta. He escrito sobre esto más de una vez, pero es que el asunto me obsesiona. Disculpen.

Obviamente, la estupidez, la ignorancia, la estrechez de miras, la ceguera religiosa… son transversales y se encuentran en cualquier estamento. Pero ninguna de las extremas derechas que florecen llegaría tan lejos sin el concurso de esos obreretes que no llegan a fin de mes ni de esos paletos de los pueblos.

En Hungría y Polonia, las dos repugnantes teocracias de la UE, son los obreretes y los paletos sus más entusiastas defensores. Trump triunfó  gracias a obreretes y a paletos de la América profunda. Le Pen tiene su caladero de votos en el campo francés y entre los obreretes que no llegan a fin de mes. Sin las Turquía y la Rusia profundas, Erdogan y Putin no triunfarían. Los nuevos nazis de Alternativa para Alemania pescan su mayor número de votos en los Estados más pobres y más rurales. Los más pobres y paletos del Norte de Italia son el principal sustento de la Liga. Por no mencionar el Brexit, claro.

En resumen, la escoria que genera el sistema se está vengando del sistema votando a la escoria que quiere destruirlo. Es irónico que esta gente, que es la más cobarde e insolidaria, sea la que más solidaridad necesita para sobrevivir. La gran pregunta es: ¿están en el último escalón social porque el sistema es injusto o porque son rematadamente idiotas? ¿Votan fascismo de buena fe, por ignorancia? ¿Es una ignorancia que puede corregirse? ¿O son simplemente malas personas?

Y la pregunta del millón: ¿qué harían nuestros obreretes sorianos que no llegan a fin de mes y nuestro medio rural si pudieran votar a un Le Pen patrio o equivalente? Felices fiestas.