Heraldo-Diario de Soria | Domingo, 23 de septiembre de 2018

MÁS SE PERDIÓ EN CUBA

Sin médicos

IGNACIO SORIA ALDAVERO 09/07/2018

HACE POCO leí un estudio sociológico donde una abrumadora mayoría de jóvenes estudiantes españoles, soñaba con conseguir una plaza pública de empleo que les proporcionara un futuro certero, y una estabilidad económica, laboral y personal que según decían los entrevistados, sólo un sueldo público puede garantizar hoy por hoy.

Pero frente a esto, Soria ha venido a ser la excepción que confirma la regla. Y es que como estamos viendo, varias vacantes para plaza de médicos de distintas especialidades en Soria, no están siendo ocupadas por ningún facultativo, sencilla y llanamente, porque Soria no parece ser el destino soñado para los potenciales profesionales de la sanidad que no ven en nuestra capital y provincia el sitio perfecto para desarrollar su labor profesional.

Cuando no siempre la responsabilidad es de la administración pública –en este caso al menos creo que no lo es–, se debería de abrir un debate para analizar qué otras opciones se deberían de poner sobre la mesa para atajar esta problemática, que hoy surge en pediatría, radiología o anestesia, pero que el día de mañana podría surgir en cualquier otra especialidad con el riesgo y la alarma social que ello provocaría.

Mirar al pasado no siempre es la opción adecuada, aunque me vienen a la mente esos años radiantes en los que se estudiaba medicina en Soria, y pienso en la cantidad de médicos que habrá repartidos por la geografía española que comenzaron su formación en esta pequeña ciudad castellana. Marear la perdiz en lo que ya es imposible porque un día se nos escapó no conduce a nada.

Quizás la idea que ya se ha lanzado acerca de la posibilidad de convertir el hospital de Santa Bárbara en un hospital universitario conjugándolo con los estudios de la carrera de enfermería, sumara puntos atractivos a la hora de elegirnos como destino por parte de los profesionales de la sanidad; de esta manera, los quebraderos de cabeza de la Consejería de Sanidad con Soria tendrían mejor pronóstico, y no menos importante, los pacientes sorianos menos preocupaciones.