Heraldo-Diario de Soria | Miércoles, 14 de noviembre de 2018

SIN ACRITUD

El patrimonio se cuida

JOSE ANTONIO MARTÍN DE MARCO 16/07/2018

¿Cuidamos el Patrimonio Histórico?, sin lugar a dudas, hoy, sí, pero no lo suficiente en el compromiso social de actuar en todo cuanto lo necesita, por una obvia razón, es ingente. Sabemos que la rapidez del proceso de ruina y hasta de la desaparición de nuestros bienes de interés cultural ha sido muy superior a la intensidad y buena predisposición de la actuación, acción administrativa que, a veces, por causas exógenas, resulta ineficaz.

Viene este prologuillo al caso, de el último, del desplome de un muro de la fachada oeste del castillo de Vozmediano – finales del s. XIII, principios del XIV -, allá donde estuvo, 1429, el capitán de frontera don Iñigo López de Mendoza, el poeta conocido como Marqués de Santillana. Es necesario apuntar que la responsabilidad de la conservación es del dueño, el Ayuntamiento del pueblo y, que no fue una lumbrera quien decidió que en su patio de armas se ubicara el cementerio.


El problema es viejo. En otoño de 1976 se presentó en Madrid la exposición Soria, la olvidada sobre el estado patrimonial de Soria y provincia. El diagnóstico fue pesimista habida cuenta de la degradación del mismo, como se lee en el texto del catálogo escrito por quien fuera director del Museo Numantino y arqueólogo de prestigio, Juan Zozaya: «quizás nos hemos dejado llevar de modas, de intereses inmediatos y no de compromisos morales con la cultura, con el patrimonio cultural…». Premonitorio.

Al año siguiente, 1977, F. Chueca Goitia, en su magnífico trabajo La destrucción del legado urbanístico español, pág. 66 y siguientes dice que Soria es la Ciudad más deteriorada en su patrimonio urbanístico, desarrollismo devastador. Y dos años después, con la movida del «puente de la variante», non nato, entre san Saturio y san Polo, en agosto de 1979, Julián Marías, escribió dos artículos en El País, que recomiendo releer.


Claro, que también tenemos patrimonio lingüístico, el habla soriana, arqueológico, etnológico, documental, bibliográfico… que no se cae pero que también se puede perder. Mucho tema para esta columnilla que ya visiona vacaciones de su autor que, servirán, para ver Patrimonio de la Soria Olvidada que, impertérrito, imperturbable, sin expoliar, continúa estando ahí… para nuestro deleite.