Heraldo-Diario de Soria | Miércoles, 14 de noviembre de 2018

EL BESO DEL NEANDENTAL

'Paquita Salas'

ROBERTO ORTEGA 17/07/2018

PAQUITA SALAS es el título de la serie del momento en España o, al menos, en la España que está suscrita a Netflix (la plataforma en la que se puede ver) o también en la España pirata (parche en ojo y pata de palo para no pagar diez euros de cuota mensual).

Por cierto, si usted está leyendo esta columna en un bar sepa que, de alguna manera, está pirateando el periódico. ¡Estírese un poco y cómprelo de vez en cuando! ¡Otra ronda de ron, que pago yo! Está escrita y dirigida por Javier Calvo y Javier Ambrossi, unos jovencitos ocurrentes, aunque algo vagos: la serie únicamente tiene dos temporadas de solo cinco capítulos de apenas media hora cada uno. Con Paquita Salas los atracones de series no pueden llamarse maratón, ni siquiera media maratón. Son más bien una carrera de 10.000 metros.


La serie es divertida, a veces hasta la carcajada, aunque cuando se pone sentimental acaba siendo bastante moñas, la verdad. Paquita Salas es una representante de actores que no atraviesa su mejor momento, pero que trata siempre de caer de pie, como los gatos, pese a los golpes que insiste en darle la vida.

Paquita está de buen año, es adicta a la bollería industrial y tiene la manía de comer torreznos, acompañados por un gintonic de Larios. Sí, torreznos y un baracalofi, como diría el alcalde de Valdeavellano. Aunque, ojo, los torreznos ¡no son de Soria! Bueno, en realidad ese dato no consta.

Lo único que sabemos es que los torreznos, y los gin and tonic, son consumidos por la protagonista en Navarrete (La Rioja) y en Tarazona (Zaragoza), así que el tocino podría provenir de la provincia perfectamente. No en vano, en 2017 hubo diez millones de torreznos sorianos repartidos por esta España nuestra.

Desconocemos cuál es la relación de los guionistas con Navarrete, Tarazona, la tónica, la ginebra y la panceta, pero a los Javis, que están escribiendo ahora la tercera temporada, hay que mandarles ya mismo unos cuantos kilos de torreznos sorianos. Para que Paquita Salas pasee su pandero hermoso por Soria, y aquí descubra el auténtico sabor del torrezno. Después de eso, ni la Larios le sabrá ya nunca igual.