Heraldo-Diario de Soria | Domingo, 23 de septiembre de 2018

NUMANCIA

Operación guardameta

Con la salida de Aitor, el Numancia tiene un hueco importante y no tardará en llegar un nuevo efectivo / Gaizka y Taliby fueron protagonistas ayer en el primer partidillo entre la plantilla rojilla

Sara I. Belled 22/07/2018

El Numancia no quiso cortar las alas a Aitor Fernández en una escalada que, por méritos propios, ha terminado después de dos años de llegar a la disciplina rojilla, y proveniente de Segunda B, en la máxima categoría del fútbol español. Mientras el Levante ya tiene solucionada la papeleta, ahora es el club rojillo el que tiene que apretarse las tuercas.

El primer partidillo de entrenamiento que tuvo lugar ayer en la ciudad deportiva tuvo a Gaizka Campos y a Taliby como protagonistas bajo los palos. Además, el juvenil Toni Varea, numantino en las filas del Getafe B la pasada campaña, también estuvo echando una mano al grupo, aunque se mantuvo al margen durante las tres pruebas de juego que realizó el plantel soriano.

En cualquier caso, es claro que ninguno de los dos porteros que ahora están vinculados al primer equipo -Taliby con ficha en el B- va a llevar sobre los hombros este año el peso de la titularidad. Con una salida anunciada y que ya se comenzó a fraguar hace meses -el interés del club valenciano habría empezado a hacerse más que patente durante el play off de ascenso- es difícil imaginar también que el Numancia no tenga, si no en la manga en la mente, a más de un futurible.

El viernes, cuando el club numantino ya daba por hecho el acuerdo, el propio Aritz López Garai avanzaba que César Palacios había dejado sobre su mesa los nombres de tres o cuatro porteros con opciones de completar la meta numantina. Con la vista puesta en el primer partido de la pretemporada, el próximo sábado en El Burgo de Osma ante el Huesca de Primera, y la necesidad de ver competir al equipo para afinar la plantilla, es posible que la llegada del nuevo efectivo no se demore.

Se sobreentiende, también lo dejó claro el técnico rojillo, que el elegido no será un desconocido en la Segunda división o que, dicho de otro modo, la Segunda división no ha de tener secretos para él. La trayectoria, la experiencia, será un valor. Dijo también el técnico vasco que no va a ser «un Aitor», en el sentido de que la apuesta ha de ser sobre seguro. Sorpresas, las justas.

Ante la situación, López Garai muestra tranquilidad. Ayer salió del césped de la ciudad deportiva contento con la progresión de sus pupilos, a quienes exigió una marcha más de cara a la próxima semana. Con Luis Valcarce desde la barrera, se vieron pocos goles y bastantes llegadas. La prueba, no obstante, no despeja dudas. Será a partir de mañana lunes cuando la pretemporada empiece a tomar color.