Heraldo-Diario de Soria | Miércoles, 19 de septiembre de 2018

NUMANCIA

Juan Carlos encaja en la portería del Numancia

El ex del Oviedo, que se encuentra sin equipo desde principios de julio, cuenta con todas las cualidades que el club rojillo busca para cubrir el hueco que ha dejado la salida de Aitor

Sara I. Belled 23/07/2018

Es experimentado en Segunda división, joven pero no un chiquillo y se encuentra sin equipo. Es Juan Carlos Sánchez, quien este último curso actuó como portero suplente en el Real Oviedo a las órdenes de Juan Antonio Anquela. Cumple las cualidades que anda buscando el CD Numancia y se acerca a la disciplina rojilla. Está en la agenda numantina y encaja en el hueco que ha dejado Aitor Fernández en la plantilla dirigida por Aritz López Garai.

Trayectoria y personalidad fueron dos de los adjetivos que puso sobre la mesa el técnico numantino el viernes pasado, cuestionado sobre el perfil del meta que necesitaba la plantilla rojilla. «Un portero que tenga personalidad para afrontar una temporada ilusionante, para intentar entender la forma de jugar y que sea partícipe con el juego de pies, que tenga capacidad de hacer eso y sobre todo que tenga la presencia o estatus de venir aquí a ser importante, a pelear con Gaizka por jugar».

Juan Carlos tiene 30 años y ha pasado los diez últimos entre Primera y Segunda división. Tras descender con el Albacete en la 2015/2016, llegó al Oviedo en 2016. En su primera temporada como carbayón, con Fernando Hierro, fue titular durante toda la Liga. A pesar de que llegaba de un equipo descendido, consiguió hacerse con un puesto en el once inicial por delante de Esteban Suárez. Disputó 42 partidos consecutivos y en Soria consiguió dejar su portería a cero en la vuelta ligera (0-0). La ida entre el Real Oviedo y el Numancia se saldó entonces con un 2-2.

Esta última campaña, comenzó en el once inicial con el ya conocido en Soria Juan Antonio Anquela, pero 18 tantos en contra en cinco victorias, cinco empates y cinco derrotas, la última en Valladolid (3-1), fueron el detonante para perder la confianza del andaluz en favor de Alfonso Herrero, portero llegado este mismo curso desde el filial.

Con contrato hasta final de junio de 2018, el meta balear nacido en Calviá, se despidió de la afición del Real Oviedo a comienzos de ese mes, coincidiendo con el fin de la temporada regular. De este modo, el deportista se encuentra en este momento sin equipo y llegaría a Soria libre de toda carga. Un punto a favor, el económico, a tener en cuenta.

Formado en la cantera del Villarreal, fue convocado por primera vez como portero suplente el 13 de abril de 2008, en una derrota 0-1 ante el Almería. Militó en el filas del B y fue tercera opción, detrás de Diego López y el uruguayo Sebastián Viera. Debutó en Segunda en la 2009/2010 con el filial valenciano. En 2011 pasó al primer equipo, fue cedido al Elche y cuando regresó fue uno de los artífices de la vuelta a Primera.

Según adelantó López Garai, el Numancia tendría en lista a «tres o cuatro porteros». La salida de Aitor Fernández, jugador por el que el Numancia se endosa una cantidad por encima del millón de euros, ha dejado un hueco importante en la plantilla que urge cubrir de cara a los primeros enfrentamientos de pretemporada. Ahora son Gaizka Campos y Taliby los efectivos en el plantel, pero falta un titular. Y la idea es clara cuando el técnico soriano se refirió a que no podían firmar «una apuesta, tiene que ser algo más sobre seguro». Se trataría de «una persona que tenga una trayectoria o que se ha visto en estas más de una vez y sabe lo que es la Segunda división».