Heraldo-Diario de Soria | Jueves, 15 de noviembre de 2018

EL PUNTO DE VISTA

El Burgo y las banderas

J.RAMÓN RODRÍGUEZ 07/08/2018

UN BURGENSE en la diáspora realizaba una interesante reflexión entre las reacciones lanzadas a través de las redes sociales ante la posición del alcalde de El Burgo de Osma de no poner una pancarta reivindicativa de Soria Ya, que está impulsando una campaña para exigir la ejecución de la A-11 - uno de los tantos proyectos que se ejecutan en la provincia y que dan vergüenza por el retraso de su realización- y también reclamar inversiones y futuro para la provincia. Soria Ya pretende involucrar a los principales ayuntamientos para que las reivindicaciones tengan un mayor proyección.

El burgense en cuestión apuntaba en dicha reflexión que: «En El Burgo hay tantos medios, tanto avance, tantas empresas y tantos puestos de trabajo que por ello estoy a 500 kilómetros».

Sin duda la reflexión tiene la valentía de decir lo que, seguramente, pasa a cientos de burgenses que han tenido que emigrar de El Burgo de Osma porque en la villa episcopal, con grandes encantos, no hay suficiente empleo para evitar la salida de un buen número de sus hijos y el que hay sólo puede sostener una población de unos 5.000 habitantes, que, en Soria, tiene el mérito de mantener el censo en la localidad pero que evidencia el estancamiento del municipio.

Cierto es que en la provincia de Soria mantener la población es un éxito pero no hay que olvidar que el estancamiento y el retraso que sufre la provincia -también El Burgo de Osma, pese a que algunos piensen que es una especie de paraíso- es por la falta de inversiones de instituciones con vinculación con esas banderas que precisamente se cuelgan, para cumplir la ley, en el Ayuntamiento de El Burgo de Osma.

En este caso, esta lectura de la ley parece excesivamente purista cuando esta provincia sufre, más allá de banderas y pancartas, el peor de los males y es que sus hijos se ven obligados a abandonar sus pueblos y Soria.