Heraldo-Diario de Soria | Domingo, 23 de septiembre de 2018

21:15 h. ANIMALADA

La discreta estaca que salvó al aguilucho cenizo

Agentes medioambientales y agricultores cierran filas en torno a su seguridad; y el ave limpia de topillos el campo

P. P. S. 07/08/2018


Posiblemente habrán volado hace unos días del nido. El mismo que les ha servido de guarida durante su corta existencia como polluelos… Se trata de unas privilegiadas crías de aguilucho cenizo que vinieron al mundo con un pan debajo del brazo: han tenido una discreta seguridad hasta que han volado. Tan solo una pequeña estaca a modo de banderín con una cinta roja (en la imagen) formó parte de este dispositivo de seguridad ante las fauces de la cosechadora. Detrás de esta sencilla acción se encuentran agentes medioambientales de la Junta y agricultores de la provincia. El aguilucho cenizo es una especie vulnerable de la que se hacen censos para hacer seguimientos de aves por comarcas. «El pasado año, con la sequía, la cosecha se adelantó» y hubo casos en que los nidos no salieron adelante. Este año el esfuerzo ha sido mayor y «se han salvado más nidos», apuntan fuentes de los agentes, que tienen palabras de reconocimiento para los agricultores. Sin ir más lejos, el propietario de la finca que se ve en la imagen alertó de la existencia de tres nidos en sus fincas.

Otras ocasiones son los propios agentes medioambientales quienes localizan los nidos y se ponen en contacto con el propietario de la finca. De este modo, el lugar se marca con un banderín que sirve de alerta para que la cosechadora levante el peine y respete una pequeña zona de unos diez metros cuadrados para que no se lleve por delante los nidos.

Con población en toda la provincia, el aguilucho cenizo es bastante frecuente en la zona de Almazán, según fuentes de la Apamcyl, Asociación de Agentes Medioambientales de Castilla yLeón. El respeto entre agricultor y aguilucho cenizo es mutuo. El animal depende estrechamente de las grandes extensiones cultivadas de trigo y cebada, donde instala los nidos. A cambio, el aguilucho cenizo elimina topillos y ratones, que son sus presas habituales.