Heraldo-Diario de Soria | Viernes, 21 de septiembre de 2018

EL PUNTO DE VISTA

La convivencia y el 'puto amo'

J.RAMÓN RODRÍGUEZ 13/08/2018

AHORA que sólo hablamos de repoblar y de frenar la pérdida de población aparece Abejar. Más allá del problema que pueda haber en el municipio entre populares y socialistas y de la situación, extraordinariamente increíble, de que el actual alcalde -por decir algo porque el menda no debe estar nunca, ni tener el mínimo interés en representar el cargo- sea beneficiario de una vivienda de protección oficial en la que no reside desde la adjudicación, según denuncia la oposición del municipio, esta localidad puede ser un ejemplo de la dificultad que, en ocasiones, supone vivir en el mundo rural.

Uno de los problemas para frenar la despoblación es que muchos de sus hijos no quieren vivir en un pueblo por las dificultades que tiene por la limitación de servicios, entre otros motivos.

Y también por el problema social que, en ocasiones, se genera por diferencias de convivencia que resulta en ocasiones insalvable. Yo no conozco a la oposición de Abejar y bien poco al que denominan ‘el puto’, el segundo de a bordo aunque debe de ejercer de primero en el pueblo.

Pero desgraciadamente esa tensión trasladada hace unos días por representantes de la oposición en Abejar evidencia cómo puede ser la convivencia en este municipio. La tolerancia ideológica en los pueblos es algunos casos casi inexistente y eso complica la convivencia. Intuyo que si alguien sale como lo hicieron los concejales de la oposición, a pecho descubierto, es porque deben estar hasta el gorro de un alcalde inexistente y de que otro, al que se refieren como ‘el puto amo’ y que acumula años en el poder, gobierne a su antojo. Sin embargo, ‘el puto amo’, seguramente argumentará que no será tan cacique cuando gana las elecciones, un argumento habitual de algunos alcaldes cuestionados.

La realidad es que, desgraciadamente, este pueblo es un ejemplo de la dificultad que conlleva, en algunas ocasiones, la convivencia en la zona rural. Una pena...