Heraldo-Diario de Soria | Miércoles, 14 de noviembre de 2018

TERCERA DIVISIÓN

La demanda del Burgos trastoca la Tercera división

Una medida cautelar obliga a la Federación de Castilla y León a readmitir a los burgaleses, descendidos, lo que deja el calendario con 42 jornadas y con partidos en casi todos los festivos

Sara I. Belled 18/08/2018

Patas arriba. Así se ha quedado el grupo castellano y leonés de Tercera división a poco más de una semana para que dé comienzo la temporada. La FederaciónCastellano y Leonesa se ha visto obligada, por decisión judicial, a incluir al descendido Real Burgos de nuevo en la categoría, lo que hace un total de 21 equipos y la necesidad de jugar 42 jornadas, en vez de 38. Tras una reorganización exprés del calendario y con la obligatoriedad de terminar la disputa de la segunda fase de la competición el 19 de mayo, quedan copados la práctica totalidad de los días festivos para intentar evitar colocar partidos en días laborables. Una decisión que, por otro lado, deja poco margen para disputar posibles encuentros que resulten aplazados.

De este modo, habrá jornada liguera el 12 de septiembre, laborable, el 1 de noviembre, día de Todos los Santos, el 6 de diciembre, día de la Constitución, el 7 de enero, festivo trasladado del 6 de enero, el 23 de abril, día de la Comunidad, y el 1 de mayo, día de los Trabajadores. Además, cada jornada descansará un equipo.

«Es una chapuza», sentencia Ángel Muñoz, presidente del Uxama. Junto al Numancia B y al Almazán, estos tres son los sorianos afectados. Tras estos cambios, comenzarán la temporada el siguiente fin de semana, el del 26 de agosto, ante el Atlético Bembibre, el primero, el Astorga, los rojillos, y la Arandina. Todos ellos a domicilio.

«Nos ha pillado por sorpresa, porque tampoco imaginábamos que podrían incluirles, pero hay una resolución judicial, aunque sea de manera provisional». Víctor Márquez, del Almazán, mostraba ayer su sorpresa. Habían recibido la notificación por la mañana y en el club adnamantino, como en el conjunto de la categoría, tenían más dudas que certezas. «Yo no sé si una vez haya comenzado la competición se podría echar esto para atrás», admitía.

La razón de este desbarajuste se encuentra en un auto del juzgado de primera instancia número 5 de Valladolid, en el que se acuerda la medida cautelar solicitada por el Real Burgos Club de Fútbol SAD, que había descendido, y que obliga a la Federación Castellano y Leonesa de Fútbol a readmitirlo en la categoría. Los burgaleses llevaron a los tribunales el aplazamiento del encuentro de liga del grupo VIII de Tercera división de la temporada 2017/2018 que iban a jugar en casa con la Arandina C.F. y que fue disputado finalmente el 1 de mayo con un resultado de 0-3 a favor del equipo visitante. Este aplazamiento se debió a que la Arandina no podía disponer de tres de sus jugadores, que estaban en la fecha inicialmente prevista convocados con la selección regional y, que ese mismo día, disputaban la final del Campeonato de España contra la selección de Castilla-La Mancha en Zaragoza.

El Burgos, no obstante, entiende que esa no era razón para aplazar el partido, por lo que en última instancia tomó acciones legales. Coincide en este caso que los burgaleses terminaron la pasada campaña en la posición 18, con el consecutivo descenso a Regional Preferente. Lo hizo además con 32 puntos, solo uno por debajo del Uxama, que se salvó con 33.

Esta es una medida cautelar y por lo tanto está a la espera de la resolución de la demanda. Queda en duda si una vez que se resuelva y si fuera en contra del Real Burgos, este equipo volvería a dejar la competición.

Desde la Federación apuntaron que seguirán «defendiendo la legalidad de sus actuaciones y considerando que el Real Burgos C.F., SAD, ocupó, a la finalización de la temporada 2017/2018, el puesto 18 de la clasificación final y, por tanto, descendió a la categoría inferior».