Heraldo-Diario de Soria | Domingo, 23 de septiembre de 2018

TIERRAS ALTAS

Huérteles se une para recordar la trashumancia

Los vecinos colocan figuras de ovejas en las calles para rememorar una forma de vida

Virginia Fernández 20/08/2018

«La trashumancia ha sido una forma de vida, algo que a personas de mi edad nos ha hecho ser quienes somos». Precisamente ese sentimiento, esa unión a una manera de pastorear es la que ha llevado a vecinos y veraneantes de Huérteles (perteneciente al término municipal de Villar del Río) a invertir su tiempo y su saber hacer en recordar su pasado como municipio ligado a la trashumancia. La idea partió de Carmen García, quien, al transmitírsela a sus vecinos contó con su colaboración. «Un día había un mercado tradicional en Enciso (La Rioja) y vi que había unas ovejas en la calle principal y dije: «eso tiene que estar en mi pueblo». Hemos estado muy ligados a la trashumancia, a las ovejas, y se me ocurrió que entre todos podíamos crear algunas para colocarlas en la calle principal», explica García, quien, llena de vitalidad, reconoce que no podría haber llevado a cabo esta actuación sin el apoyo de sus vecinos y del Ayuntamiento de la localidad. «Todo el mundo ha colaborado», asegura.

Y es que la idea surgió «hace menos de diez días» y su materialización ya puede visitarse en la principal calle de Huérteles. «Ha sido un trabajo intensivo. No es un exposición al uso, es una mínima semilla que como buenos agricultores esperamos que germine», reconoce.

No se sabe cuánto tiempo ‘pastarán’ las ovejas en la localidad, ya que, según explica García, están hechas con una madera «que seguramente se dañe cuando llueva», por lo que previsiblemente no se quedarán de manera perpetua.

Pero sí espera que el verano que viene, cuando las calles de Huérteles vuelvan a dar la bienvenida a sus hijos, esta expresión artística se amplíe gracias a la colaboración y a la manera en la que cada una de las personas que llega a la localidad recuerda o a vivido la trashumancia. «Que cada uno aporte lo que quiera, que plasme cómo lo ha vivido», explica.

Y es que la trashumancia marcó a varias generaciones que tuvieron que ‘perder’ a un padre durante algún tiempo para ganar un futuro.