Heraldo-Diario de Soria | Miércoles, 14 de noviembre de 2018

EL PUNTO DE VISTA

Las verbenas y el futuro

J.RAMÓN RODRÍGUEZ 21/08/2018

AYER mientras esperaba para entrar a un cajero en Almazán me entretuve mirando la cartelería que había en la fachada de un inmueble contiguo, en la que es habitual colocar diferentes convocatorias como exposiciones, fiestas de pueblos, el cine de verano...En esa imagen pensé que poco habíamos cambiado en los últimos 20 o 30 años, o más. Desde hace muchísimos años es habitual colocar esos carteles en la fachada del inmueble como si fuera un expositor y que deja una imagen de cierto abandono.

Además, mientras estuve esperando, como unos diez minutos, porque el que estaba dentro debía estar haciendo una importante operación observé que prácticamente nadie miraba al cartelerío, aunque quizás a otra hora y con otros viandantes la atención de esas convocatorias fuera mayor.

Y leyendo el cartelerío vi que las fiestas en los pueblos son siempre iguales y se siguen repitiendo las mismas actividades y actos aunque alguno de ellos seguramente no tengan la aceptación que en otros momentos llegaron a tener. Rara vez se incluye alguna actividad nueva y los monólogos y espectáculos de humor y de magia resultan especialmente novedosos.

Esa repetición de actos no sé si es porque todo se pretende hacer igual que antes; porque esas ideas -actos, juegos, conciertos, verbenas- son maravillosas y modificar la programación supone un fracaso; o porque los que se encargan de pensar y diseñar los programas son tipos sin ideas, aburridos y sin complejos, claro.

En ese cartelerío pegado a la pared había actos clásicos que no suelen fallar como la fiesta de la espuma -seguramente para los más jóvenes sea una actividad maravillosa-, la gallofa, verbenas -más de un alcalde me ha dicho que las ha suprimido o que piensa hacerlo porque no baila nadie- y un invento del progreso, la discomóvil. Muy cerca, había una bandera de Soria Ya, que reivindica futuro para la provincia, y entendí, que en realidad estamos acostumbrados a no cambiar nada, y que es la ciudadanía la que tiene que provocar cambios y adaptarse a los nuevos tiempos y que evidentemente tiene responsabilidad en la situación que sufre la provincia.

Por eso espero que algún día en los programas de fiestas se incluyan, por ejemplo, más espectáculos de humor, que falta hacen, o de magia, que nos permitan conseguir cosas extraordinarias