Heraldo-Diario de Soria | Viernes, 21 de septiembre de 2018

SORIA YA

Clamor de 1.000 personas por la A–11 frente a la «trampa mortal» de la N–122

Cortes de tráfico de 50 minutos y colas kilométricas

ANTONIO CARRILLO 24/08/2018

La voz de Soria Ya resonó ayer con más fuerza que nunca. Un millar de sorianos y vallisoletanos desplazados hasta Villaciervos participaron en una concentración histórica para reclamar la A–11. A la alta participación se sumó un corte de la N–122, calificada de «trampa mortal», que generó durante 50 minutos colas kilométricas mientras se cantaba, entre otras, «hasta los huevos, estamos hasta los huevos».

Poco a poco miembros de la plataforma, de la vallisoletana A–11 Pasos y particulares fueron llegando a la localidad. A las 19.35 horas, antes de que comenzase la lectura del manifiesto, buena parte del público decidió hacer uso del paso de cebra para cruzar, bloqueando el paso, De ahí, a la sentada y a los gritos de «Soria Ya», «autovía ya» y «Soria unida jamás será vencida».

Pronto comenzaron a formarse colas en ambos sentidos. A pesar de que la Guardia Civil desvió el tráfico por puntos como Rioseco, la enorme presencia de trailers generó una imagen esclarecedora de por qué una nacional se queda pequeña para este tráfico.

Tras la lectura de los comunicados por ambas plataformas, el paso de cebra de Villaciervos, ya una imagen para la historia de la provincia, seguía copado de personas sentadas y banderas de Soria Ya. Hubo escenas de tensión con la Guardia Civil de Tráfico, que entabló negociaciones con su capitana a la cabeza ante el colapso causado. Finalmente a las 20.28 horas se abrió un carril para dar paso alterno a los vehículos retenidos, que salieron entre aplausos. Muchos de ellos, pulgar en alto, pegatina de Soria ya o toques de claxon mediante, evidenciaron que también apoyaron la medida.

Finalmente a las 20.37 horas, diez minutos después de que lo solicitase la plataforma dando por concluida la concentración se recuperó la circulación en ambos sentidos, aunque hubo algún conato más de volver a tomar el paso de cebra. Tensión, sí, pero también con aplausos a la Guardia Civil «por aguantarnos».

Durante la concentración se leyó un manifiesto se recordó que en esta reclamación ya no está sola la plataforma. «Nuevamente las plataformas A–11 Pasos y Soria Ya volvemos a reivindicar juntas que queremos que la A-11 entre en servicio de forma inmediata. Los dos colectivos hemos iniciado un nuevo tiempo para, unidos, sumar fuerzas y gritar aún más alto que queremos la A-11 ya», prosiguió el manifiesto conjunto de ambas plataformas.

Obviamente los más señalados fueron los responsables de las administraciones de las últimas décadas, sin distinción de signo político. «Llevamos más de 20 años esperando a que la N–122 se convierta en la Autovía del Duero, dos décadas durante las que hemos escuchado infinitas promesas y hemos visto pocas realidades. Todos los gobiernos, de uno y otro signo, han asegurado que la ejecución de la A–11 era para ellos un asunto ‘prioritario’. En cambio, ninguno le ha puesto voluntad, ni ha invertido decididamente en ella».

Quien sí tuvo una mención oficial fue Juan José Lucas por su etapa al frente de la Junta de Castilla y León. En Villaciervos se le señaló específicamente por ser él quien, siempre a juicio de la plataforma, «desvió los fondos que Europa enviaba para llevar a cabo esta autovía a la León–Burgos. A Lucas, soriano para más inri y de El Burgo de Osma (por donde pasa la peligrosa N–122), le pareció mucho más oportuno invertir en la León–Burgos, pese a tener muchísimo menos tráfico». Cada vez que apareció su nombre, se produjo una fuerte pitada entre gritos coreados de «sinvergüenza» y «fuera, fuera» junto a otros de más calibre.

En voz de Vanessa García y Sergio de Miguel se recordó que «veinte años han servido solamente para abrir dos tramos e iniciar otros dos en la provincia de Soria». El manifiesto de Soria Ya recordó que, no se han tenido en cuenta factores claros como que «sea la infraestructura más importante y estratégica para el futuro de Castilla y León; la que vertebrará toda la comunidad y la conectará con Portugal, Francia y el arco mediterráneo; la que podrá atraer proyectos empresariales que generen empleo y progreso a nuestros territorios».

Ambos colectivos exigieron en la tarde de ayer que «las obras y los trámites para ejecutarlas se realicen con urgencia, sin depender de intereses electorales o partidistas. También para reclamar que se retome el proyecto que conecte la A–11 con la A–15 hacia Navarra y Aragón».

La siniestralidad fue uno de los argumentos más contundentes para exigir la puesta en marcha de la Autovía del Duero. «Tristemente hasta el momento a los políticos poco les ha importado que un día sí y otro también se registren accidentes en la N–122. Como tampoco que cada jornada haya conductores que se jueguen la vida en esta trampa mortal por la que circulan 9.000 vehículos, muchos de ellos pesados. Debe parecerles suficiente con advertir mediante paneles de la peligrosidad de algunos tramos, como el trágicamente conocido del Temeroso».

Tanto desde Soria Ya como desde A–11 Pasos se insistió en que «no nos cansaremos de denunciar que ya son demasiadas las familias rotas y las vidas que se ha cobrado el asfalto de la N–122. Ni de advertir del riesgo de atropellos en las travesías que jalonan muchos de nuestros pueblos» como la del propio pueblo de Villaciervos. El «movimiento reivindicativo» iniciado por Soria Ya y A–11 Pasos «no se piensa detener hasta ver completado todo el trazado de la A–11. Juntos, vamos a luchar por que la Ribera del Duero tenga unas comunicaciones a la altura del siglo en el que estamos. Porque es de justicia y porque vallisoletanos y sorianos nos lo hemos ganado», una declaración muy aplaudida... aunque posiblemente hoy resuene más el histórico corte de la N–122.