Heraldo-Diario de Soria | Sábado, 22 de septiembre de 2018

TRÁFICO

Solamente cuatro de cada diez vehículos salen limpios de la ITV

El 40,6% resulta favorable y otro 42,8% obtiene vía libre pero con defectos leves/ Los fallos más comunes tienen que ver con alumbrado, señalización y carrocería

MILAGROS HERVADA 27/08/2018

La inspección técnica de vehículos, ITV, pretende conseguir que el parque móvil goce de buena salud como una medida imprescindible para garantizar la seguridad, por eso llega el momento en el que algunos de ellos se quedan en la estacada. Los defectos encontrados les inhabilitan para seguir conduciendo. Es lo que les ha pasado, en lo que va de año, a 4.542 vehículos de los 27.582 que han pasado por las instalaciones de Itevelesa en la provincia de Soria, la adjudicataria del servicio de inspección en Soria, El Burgo de Osma y Almazán. En total, el 15,8% de todas las ITV practicadas dieron como resultado una evaluación desfavorable (4.366) junto a otro 0,6% (176) que fueron negativas.
Una ITV desfavorable se produce al detectar al menos algún defecto de los calificados como graves, lo que exige volver a pasar una inspección en un plazo máximo de dos meses. Hasta entonces, el vehículo no puede circular, salvo para su traslado al taller o para acudir a las instalaciones de la ITV. Sin embargo, una inspección negativa, con algún defecto que suponga peligro para los ocupantes del vehículo o para el resto de usuarios de la vía, implica que ya no podrá circular por sus propios medios ni siquiera para salir de la estación de ITV a su destino o a un taller.
Sólo cuatro de cada diez vehículos salen limpios en la inspección, exactamente son 11.210 los que recibieron un diagnóstico favorable sin ningún tipo de defectos, el 40,6%, en los seis primeros meses del año. Asimismo, el 42,9% de los exámenes realizados resultaron favorables aunque se detectaron defectos leves, es lo que le ocurrió a 11.830 vehículos, según la información facilitada por la Junta de Castilla y León, que es quien adjudica el servicio.
Los defectos más frecuentes son los que tienen que ver con el alumbrado y la señalización, ya que se detectaron cerca de 11.750 fallos en los distintos vehículos analizados en el primer semestre del año. También son relevantes los referidos a carrocería y chasis con 7.708 casos, mientras que la identificación arrojó 4.482 vehículos defectuosos. La identificación hace referencia a que la marca, modelo, número de bastidor y matrícula del vehículo deben coincidir con los indicados en la documentación.
Del mismo modo, los frenos dieron fallo en 3.769 casos y el motor y la transmisión en 3.751. En total, las inspecciones periódicas detectaron 36.555 defectos en los vehículos que pasaron por las instalaciones de la ITV de Soria, El Burgo de Osma y Almazán, incluidos los de carácter agrícola. El acondicionamiento interior fue causa de 426 fallos, la dirección de otros 1.006, los ejes, ruedas, neumáticos y suspensión motivaron 2.421 defectos, mientras que las emisiones contaminantes contabilizaron 1.105, uno de los valores más bajos, de lo que se desprende que el parque móvil de la provincia puede considerarse respetuoso con el medio ambiente.
La estación de inspección técnica de la capital fue la que más vehículos analizó en el primer semestre del año, un total de 15.900, de los que el 39,3% (6.251) fue calificado como favorable sin defectos; en otro 40,6% (6.471) sí se detectó algún defecto pero leve y por lo tanto la consideración final fue favorable. Otro 19,2% (3.059) no pasó la prueba por defectos graves y en otro 0,7% (119) el resultado fue negativo, con lo que tuvo que ser la grúa la que los llevara al taller.
En el caso de El Burgo de Osma, por sus instalaciones pasaron 4.788 vehículos para realizar una inspección y para el 2.252 el resultado fue positivo (47%), fueron 1.781 los que pasaron con defectos leves (37%) y 755 los desfavorables (14,9%) y negativos (0,8%).
Los vehículos que eligieron la estación de ITV de Almazán fueron 1.724 y un 25% obtuvieron la pegatina sin problemas (431), junto a otros 60,9% (1.050) que se salvaron por sufrir sólo problemas leves. A un total de 243 el balance les resultó desfavorable (13,3%) o negativo (0,6%).
Por último, en lo que concierne a los vehículos agrícolas, en el primer semestre acudieron a la ITV 5.170 vehículos, con un porcentaje muy bajo de resultado negativo, apenas cuatro de ellos, el 0,07%. Desfavorable fue para 362 (7%) y favorable sin defectos para 2.276 (44%), además de otro 48,8% (2.528) a los que se dio paso por fallos leves.
A lo largo del pasado año, el conjunto de las estaciones de ITV revisaron a 51.596 vehículos y cerca de ocho de cada diez pasaron la prueba. En concreto, en 19.393 no se vieron defectos (37,5% del total) y en 23.623 fueron leves y por lo tanto también se les dio paso (45,7%). El 16% (8.265) obtuvo una nota desfavorable y el 0,6% (315) negativo. Estos datos indican que en lo que va de año ha aumentado el porcentaje de vehículos con un aprobado favorable, mientras que ha caído en el caso de los que tenían apenas defectos leves. Los desfavorables fueron más numerosos, porcentualmente, el año pasado que en lo que va de 2018. Hay que tener en cuenta que la entrada en vigor de los cambios en la ITV fue en el mes de mayo, por lo que los efectos todavía no serían perceptibles, a pesar del endurecimiento en materia de emisiones, entre otros aspectos.