Heraldo-Diario de Soria | Lunes, 24 de septiembre de 2018

SOCIEDAD

Franco ‘reaparece’ en el Palacio de Justicia de Soria

Desde hace unos días puede verse una imagen del dictador, que se tapó con resina hace ocho años, en la fachada del edificio que alberga los juzgados, declarado monumento histórico-artístico

J.RAMÓN RODRÍGUEZ 01/09/2018

«Lleva ahí toda la vida, lo que pasa es que ahora se vuelve a ver después de que se haya ido eliminando la resina con la que se tapó en su día». Esta es la explicación facilitada ayer a este periódico cuando se preguntó por la presencia de la imagen del dictador en la fachada del Palacio de Condes de Gómara, sede de los juzgados en Soria y uno de los edificios más visitado Spor los turistas en la capital soriana.
Desde hace unos días puede verse en la fachada de este edificio de arquitectura renacentista, que fue declarado monumento histórico-artístico el 25 de noviembre de 1949, la cabeza del dictador, justo en la semana en la que el Gobierno ha iniciado el calendario para exhumar los restos de Franco del Valle de los Caídos.


La ‘reaparición’ de Franco en este edificio que fue donado por el Ayuntamiento de Soria al Ministerio de Justicia en 1971 ha llamado la atención del centenar y medio de empleados que trabajan en este palacio, que es una de las imágenes más habituales que se llevan los visitantes que recibe la ciudad.


El representante de la Administración de Justicia en el Palacio de los Condes de Gómara explicó ayer que la pintura que reproduce a Franco en la fachada de este edificio, que tiene una superficie de 5.032 metros cuadrados, está, al menos, desde hace 30 años.

El interlocutor del Ministerio de Justicia en Soria recordó que el inmueble que ha sufrido varias transformaciones fue otrora sede de la Organización Juvenil Española (OJE) en Soria, albergó a una emisora de radio de ámbito nacional y también a un banco.
El interlocutor de la Administración de Justicia señaló que fue hace unos ocho años al realizar una limpieza de la fachada del inmueble cuando se decidió tapar dicha pintura.

Según indicó, se aplicó un tratamiento a base de resina para tapar la imagen que, para sorpresa de los empleados públicos y los viandantes, ha reaparecido esta semana, lo que ha provocado que algunos de los trabajadores comparen el hecho con el supuesto fenómeno paranormal de la aparición de las caras de Bélmez, en Jaén.


Lo cierto es que son muchos los empleados de la Administración de Justicia que trabajan en el Palacio de los Condes de Gómara de la capital soriana que desconocían la existencia de esa imagen que puede verse desde hace unos días y que para el interlocutor del Ministerio de Justicia es debido a que se ha eliminado poco a poco la resina que se aplicó y ha dejado la pintura al descubierto.